Newsletter 10, Noviembre 2018

El fenómeno social del mes

El sentido de la polarización colectiva

Estamos afrontando un contexto complicado en el que las emociones se polarizan en la sociedad mexicana. El periodo de transición del nuevo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador y otros eventos han generado división de opiniones que nos llevan a situarnos de un lado u otro, a favor o en contra de las decisiones.

LEER MÁS

LEXIA recomienda

LA AMAI renueva su Consejo Directivo

A partir del 9 de Noviembre del presente año se renueva el Consejo Directivo, que ahora será presidido durante el bienio 2018-2020 por el Dr. Claudio Flores Thomas, socio y vicepresidente de LEXIA Insights & Solutions

LEER MÁS

¿Por qué los publishers están utilizando cada vez más el marketing con influencers?

Guía de IAB México sobre cómo los publishers están utilizando estrategias del marketing de influencia para construir su marca a partir de contenido y para atraer a la audiencia correcta en sus plataformas.

LEER MÁS

Qué sucede en LEXIA

Obtiene Tamaulipas cuatro premios Reed Latino

El estado de Tamaulipas obtuvo el primer lugar de los premios Reed Latino en las categorías “Mejor campaña de marca ciudad, estado o país” por la marca Tam y “Mejor pieza gráfica en vía pública en campaña gubernamental” por la promoción de destinos turísticos, venciendo a entidades como la Ciudad de México, Veracruz y Aguascalientes.

LEER MÁS

¿Qué sabemos y qué desconocemos los mexicanos del abuso sexual infantil?

En el marco del Día Nacional contra el Abuso Sexual Infantil, la organización Guardianes, LEXIA Insights & Solutions y Netquest presentó el informe “Percepción del abuso sexual infantil en México”, un estudio comparativo al realizado en 2016 en el mismo sentido.

LEER MÁS

El Buen Fin 2018

Es tiempo de estar atentos para sacar el mejor provecho de esta estrategia comercial en que Gobierno de la República e iniciativa privada unen esfuerzos. Por octavo año consecutivo, se activará la economía a partir del consumo haciendo una pretemporada navideña en beneficio de marcas y consumidores, que tendrán oportunidad de aprovechar los mejores precios y promociones del año.

LEER MÁS

2º Foro de Agenda Digital: Innovación social y participación ciudadana

Nuestro VP, Claudio Flores Thomas, fue parte del 2° Foro de la Agenda Digital organizado por el INE. Estuvo acompañado por Beatriz Paredes, Martín Alejandro Levenson, Alejandro Pisanty, Ernesto Piedras, Waldo Fernández y Carlos Iván Vargas.

LEER MÁS

LEXIA en los medios

Guido Lara analiza lo acontecido en las elecciones intermedias

Nuestro CEO, Guido Lara, fue parte del programa especial “El Desafío Trump” en El Financiero Bloomberg donde junto a un grupo de especialistas analizaron lo acontecido en las elecciones intermedias de Estados Unidos.

LEER MÁS

El alto costo de los errores presidenciales

Decisiones y acciones que buscan acumular poder en el presente sin entender los efectos negativos que tendrán en el futuro han sido una constante de los presidentes mexicanos contemporáneos.

LEER MÁS

¿Odio o convivencia?

Todos los días somos testigos del odio, la descalificación y la falta de respeto que un sector de la población mexicana demuestra en redes sociales. Cada vez es más complicado dialogar, compartir, debatir, opinar y contrastar ideas.

LEER MÁS

¿Qué tipo de mamá eres?

El equipo de LEXIA Insights & Solutions junto al de BB Mundo realizaron una encuesta cualitativa a 690 mamás mexicanas y a través de un meta-análisis definimos 4 perfiles.

LEER MÁS

Denuncias ciudadanas y la percepción del gobierno.

Nuestra, socia directora, Laura Velamazán fue invitada al programa “En Buena Onda” conducido por Paulina Greenham donde analizaron las denuncias ciudadanas y el trabajo del gobierno.

LEER MÁS

Agenda pública todos los domingos

Claudio Flores Thomas parte de las mesas de análisis en el programa Agenda Pública que conduce Mario Campos todos los domingos a las 11:00 horas. Mira los últimos programas disponibles en la plataforma digital de Foro TV:

Consulta del NAICM en Agenda Pública.
Reacomodo de las fuerzas en México con la cuarta transformación.
Estrategia de Seguridad y Nueva Consulta en Agenda Pública
Guardia Nacional en Agenda Pública.

Invasión Parlante

Te invitamos a que escuches los nuevos programas de nuestra tercera temporada a través de la plataforma de radio digital de PromoEstereo.
Migración
El sufrimiento psicológico de los mexicanos
La nueva forma de transporte en la CDMx

¿Odio o convivencia?

* Este texto se publicó originalmente el 12 de Noviembre de 2018 en El Blog de LEXIA de Animal Político.

Por: Claudia Bravo (@ClauBravo1)

Todos los días somos testigos del odio, la descalificación y la falta de respeto que un sector de la población mexicana demuestra en redes sociales. Cada vez es más complicado dialogar, compartir, debatir, opinar y contrastar ideas, y cualquier fenómeno sirve para acentuar mucho más ese enojo en el que este grupo parece estar sumergido; se presenta a manera de discriminación, racismo, exclusión, clasismo, etc.

Así lo vivimos hace unos días, cuando la caravana migrante comenzó su trayecto con la finalidad de intentar cruzar la frontera sur de México. Leímos todo tipo de comentarios ofensivos sobre el tema:

“El gobierno debería deportarlos, entraron ilegalmente al país, es una burla #Noalacaravanamigrante”.

“#Noalacaravanamigrante los supuestos “migrantes” vienen ondeando banderas, cantando himnos, profanando el suelo mexicano, no lo permitas. LA PATRIA ES PRIMERO” .

“Nadie les dijo que invadieran México, si se mueren mejor, solo les ponen cal para eso del olor y a la basura o a la orilla de la carretera, ni valen nada, son una plaga inservible”.

“¿Qué espera el gobierno de México para usar la fuerza y repeler a los invasores hondureños?, violentan la soberanía y agreden a ciudadanos mexicanos en nuestro propio país #Fuerahondureños”.

“Es increíble cómo un grupo de personas logran burlar y atacar nuestra soberanía, lo que acontece en la frontera sur ¡ES INADMISIBLE! ¡Asegure la frontera sur, señor presidente @EPN @SEGOB_mx”.

Estas actitudes se pueden explicar por el prevaleciente individualismo que predomina entre los mexicanos. De acuerdo con el estudio “El mexicano hoy, igual de liberal pero más salvaje”, realizado por LEXIA en conjunto con GAUSSC, se encontró que los mexicanos creen en sí mismos y en sus familias más que en el país donde viven. No existe preocupación por el otro, por el que no es tan cercano, por aquel que no es conocido.

El estudio señala que “en este entorno, cada quien se busca la vida como puede y el altruismo y solidaridad frente a las tragedias son solamente un paréntesis en la lucha “de cada quien para su santo”.

Ante este panorama, la caravana migrante logró mostrar esta parte de la sociedad egoísta, racista y xenófoba que existe en México; miles de comentarios en redes sociales atacaron a los centroamericanos que intentaban cruzar, pero pocos se escandalizan por las causas que generan el fenómeno migratorio.

La caravana migrante estaba integrada en un inicio por aproximadamente 4 mil personas, las cuales salieron de Honduras por una serie de problemáticas que los orillan a abandonar su país, como sucede con los 135 mil mexicanos que emigran aproximadamente cada año a Estados Unidos.

La violencia e inseguridad es la principal razón por la que los hondureños deciden salir de su país, El Salvador y Honduras son los dos países con más muertes violentas sin estar en guerra (43.6 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2017, según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras). Crisis económica y falta de empleos es otra de las causas; la pobreza y la desigualdad en Honduras es la cotidianidad en el país.

De acuerdo con la última encuesta permanente de hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística de Honduras en 2017, el 56 por ciento de la población económicamente activa vive en el subempleo, es decir, cuentan con un trabajo mayoritariamente de las industrias de construcción y de maquila cuyo sueldo no permite cubrir las necesidades básicas, y el 6.7 por ciento de la población está desempleada, por lo tanto, el 62.7 por ciento de la población total padece problemas graves de empleo

La violencia doméstica y abusos contra mujeres es otra razón por las que ciudadanas hondureñas huyen de su país. De acuerdo con el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, 11 mujeres son asesinadas diariamente en el país, el 27 por ciento de las hondureñas ha sufrido violencia doméstica alguna vez en su vida y el 90 por ciento de los casos sigue impune.

Estas son las principales razones por las que cientos de hondureños decidan abandonar su país de origen y buscar nuevas oportunidades en otro lugar. Sus problemáticas son tan cercanas como las que se padecen en México y tal vez sea pertinente reflexionar, espejearse en la comunidad hondureña y ser mucho más empáticos con sus causas.

Desde el ámbito institucional, es claro que, en México, como en cualquier país, hay reglas y leyes que se deben acatar a fin de garantizar el orden y la soberanía, sin embargo, es igual de relevante que primero se garantice el tránsito seguro a cualquier habitante del mundo, sin riesgos y fuera de peligros. Emigrar es un derecho humano, tal como lo señala la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas en su Artículo 13, que indica que toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

En México, la Comisión Nacional de Derechos Humanos también apunta que “toda persona extranjera cuya vida corra peligro en su país de origenpuede solicitar refugio por razones humanitarias, siempre y cuando cumpla con los requisitos que determina la ley en la materia”. Por lo tanto, siempre se debe privilegiar el respeto y trato humano sobre la cerrazón, el egoísmo, la fuerza y la violencia.

Es necesario que gobierno y sociedad asuman el tema de la migración no como un problema sino como una realidad que ocurre todos los días, se acepte de este modo y se planteen soluciones y compromisos serios sobre el gran desafío que implica la aceptación, ingreso, integración y convivencia de sociedades diferentes.

El alto costo de los errores presidenciales

* Este texto se publicó originalmente el 14 de Noviembre del 2018 en El Blog Mente Social en Animal Político.

Los errores presidenciales le han costado mucho a quienes los cometen, pero han sido más dañinos aún para todo México y su gente.

Decisiones y acciones que buscan acumular poder en el presente sin entender los efectos negativos que tendrán en el futuro han sido una constante de los presidentes mexicanos contemporáneos.

El poder desgasta, pero la degradación se acelera cuando se da rienda suelta al regadero y despilfarro de capital político.

Salinas de Gortari decidió emprender un proceso de modernización económica sin abrir el sistema político y eso le costó la terrible crisis de fin de sexenio, con la explosión zapatista y los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu.

Zedillo recibió una economía sujetada con alfileres y se los quitó en los primeros días de su mandato por querer distanciarse del equipo de Aspe. Dedicó el resto de sus años a estabilizar la macroeconomía.

Fox no enterró ni al PRI ni a la corrupción, no pudo dejar atrás su frivolidad y tiró a la basura su legado al querer sacar a la mala a AMLO con la pantomima del desafuero. No solo traicionó al proceso democrático sino que detonó efectos secundarios indeseados para sus fines al inflar a un rival que aprovechó el regalo para consolidarse como la gran víctima del sistema. Estandarte al que se aferró y que le ha dado el premio mayor tras habérselo tatuado con metódica y necia perseverancia.

AMLO tenía todo para ganar en 2006, pero fiel a sus innatos reflejos autodestructivos cometió todos los errores posibles para ser rebasado en final de fotografía por Calderón.

Con el bloqueo de Reforma, las acusaciones infundadas de fraude y el pataleo tragicómico de su presidencia legítima dilapidó toneladas de capital político por lo que parecía finalizado. Quedó debilitado estructuralmente llegando mal parado a la elección del 2012 para perder ante Peña Nieto. Si hubiera tenido en 2006 una reacción post electoral menos obstructiva y un liderazgo institucional maduro hubiera ganado la presidencia en 2012, fácil y caminando.

Desde el arranque de su período, Felipe Calderón se dejó caer con su vocación pendenciera buscando una legitimidad inicial. En solo unos días pasó de las manos limpias a los puños duros y ensangrentados. La necesidad de afianzar su cuestionada presidencia en el presente lo hizo perder el futuro. Al patear un avispero nos metió en una desgarradora espiral de muerte, violencia y descomposición que sigue cavando fosas y cortando cabezas.

Le tocaba avanzar hacia un verdadero estado de derecho, pero como eso se tarda, Calderón optó por el falso atajo de sacar el ejercito a las calles y poner a la guerra contra el narco en el centro de su gestión.

Los errores de Fox, AMLO y Calderón dejaron la mesa servida para el retorno del PRI gracias a la capacidad del Grupo Atlacomulco y su abanderado por posicionarse como los que sí sabían gobernar.

Tras un arranque firme con el Pacto por México donde logró “cooptar” al PAN y al PRD, Peña Nieto cosechó una serie de reformas estructurales positivas, pero a la vez confundió gravemente la diferencia entre gobernar a 500 maiceables diputados en contraste con gobernar a 120 millones de habitantes agobiados por los problemas de inseguridad, corrupción, pobreza, débil crecimiento económico y falta de inclusión social.

Todo se derrumbó -diría Emmanuel- con la explosiva mezcla de los escándalos de la Casa Blanca y los 43 de Ayotzinapa que convergieron para mostrarnos la realidad de un país en plena putrefacción, mientras las elites corruptas e indolentes solo se enfocaban en despacharse con la cuchara grande.

A partir de ahí vino una cascada de errores de un gobierno que se despeñó -nunca mejor dicho- porque sus líderes nunca entendieron que no entendían, quizá porque no querían. Su voracidad y miopía se suma a la columna de los casos donde el enfoque estuvo en ganar el presente para perder el futuro.

La elección presidencial del 2018 alineó los astros para un triunfo contundente de AMLO, quien con solo una pancarta de “se los dije” hubiera alcanzado la Presidencia. El margen tan amplio fue un obsequio de sus rivales políticos. El presidente y su candidato pasmados en una indefendible continuidad y Ricardo Anaya destruyendo la posibilidad del PAN de ser la oposición institucional y democrática que algún día fue. Por defender su presente, Peña Nieto y Anaya hipotecaron su futuro y el de sus fuerzas políticas.

Y ahora, aún sin haber tomado posesión, AMLO está repitiendo errores que debilitan a México y a su propio proyecto político. De manera inexplicable, el personaje que construyó una épica histórica al luchar contra procesos viciados y amañados está llevando a cabo una compulsiva simulación fraudulenta, tan innecesaria como destructiva con sus consultas patito, chafas, sesgadas, inauditables, ilegales y ofensivas al sentido común.

Dividir al país entre pueblo y fifís le puede servir en el corto plazo, pero le afectará de lleno en el largo, pues de nuevo dilapida el valioso capital político que le dieron millones de ciudadanos pertenecientes a las clases medias y altas. De la nada y sin más sentido que atrincherarse en su base dura -al estilo Trump- está tirando al escusado el apoyo de un alto porcentaje de ciudadanos.

Con el manotazo simbólico de la estruendosa cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAIM), no divide al poder económico del poder político sino que divide dos visiones económicas (una panfletaria austeridad franciscana y otra que aspira a contar con infraestructuras y desarrollo de primer mundo).

Ya se le ha llamado a esta decisión “el error de octubre”. ¿Corregirá este error? ¿Se desmarcará de este simbolismo mal elegido?

Las soluciones a los problemas detectados en el NAIM están a la vista (revisión de contratos, castigo a la corrupción, ajustes en acabados suntuosos, conservación ecológica, innovación financiera que incorpore esquemas fiscales favorables a las arcas del Estado, etc.).

Los errores presidenciales le han costado mucho sufrimiento a la gente de nuestro país. Especialmente los errores gratuitos, innecesarios, viscerales y ciegos para ver el largo plazo.

De insistir en la demencial “opción” de Santa Lucía, el cadáver del NAICM se le revertirá a AMLO como un gran símbolo sí, pero del despilfarro y la demagogia. Algo así como el inútil e insultante muro-concepto de Trump, pero ahora si pagado por todos los mexicanos.

¿Llegará el día en que nuestra sociedad deje de ser solo testigo de estos errores casi congénitos? Puede ser, porque hoy algo es diferente y lo será más en el futuro. Hoy los errores se notan más rápido, es difícil ocultarlos y pasan factura gracias a una mayor conciencia colectiva.

CIUDAD DE MÉXICO, 23NOVIEMBRE2018.- Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de méxico, durante su salida de la casa de transición ubicada en la colonia Roma. FOTO MARIO JASSO / CUARTOSCURO.COM

Más allá de los fanáticos a favor o en contra de AMLO, lo cierto es que cada vez más ciudadanos se dan cuenta de lo que pasa en la realidad, son menos manipulables y han visto el valor de su voz y llegada la ocasión, el valor de su voto.

Guía Influencers IAB México

¿Por qué los publishers están utilizando cada vez más el marketing con influencers?

Esta guía describe cómo los publishers están utilizando estrategias del marketing de influencia para construir su marca a partir de contenido y para atraer a la audiencia correcta en sus plataformas.

Cada acción del usuario se puede configurar y personalizar con diversas herramientas para reflejar los objetivos del negocio, proporcionando datos sobre quién convierte

Objetividad, estrategia creativa, credibilidad editorial, personalización y distribución, son beneficios que los mercadólogos pueden obtener al trabajar con influencers.

Las métricas de alcance buscan responder a la pregunta: ¿Cuántos usuarios se han acercado a los medios del influencer?

Conoce más en la Guía de Influencers de IAB México dando clic en a imagen.

El sentido de la polarización colectiva

Estamos afrontando un contexto complicado en el que las emociones se polarizan en la sociedad mexicana. El periodo de transición del nuevo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador y otros eventos han generado división de opiniones que nos llevan a situarnos de un lado u otro, a favor o en contra de las decisiones.

Por ahora es difícil hablar de una misma identidad o visión como sociedad, somos chairos o fifís, pesimistas u optimista, ricos o pobres, estamos de acuerdo o no con el nuevo aeropuerto. Las narrativas ponderan el valor del  por encima del “porqué” y conducen a situarnos en algún polo que nos dé certeza de algo; estamos por ahora seleccionando colores y alejándonos de los matices. Estamos inmersos en el callejón de la polarización. 

Esto también se ha reflejado en distintos ámbitos comerciales, donde si bien la competencia frontal siempre ha existido, ahora se hace más evidente la lucha de polos y pertenencia. iOS o Android, Reto 4 elementos o Exatlón, Noche buena o Noche especial, Marvel o DC Comics y ahora Queen o Reggaeton.

Hemos fortalecido quizá un sentido binario, pero no hay que olvidar que todo se mueve por emociones, deseos y anhelos. A pesar de esta polarización y periodo de incertidumbre, continua el anhelo de que el siguiente año traiga mejores condiciones sociales y económicas para el país o que por lo menos no estemos peor que ahora. La ilusión siempre está presente.

A partir del 1° de diciembre se hará oficial la nueva plataforma de gobierno y estaremos ya en un contexto de buenos deseos y festejos. De esta manera surge el reto de generar narrativas que cubran no solo los polos, sino también los matices que ponderen el sentido del primer semestre del 2019.  

En LEXIA nos enfocamos en comprender estos cambios para atender los retos comerciales de nuestros clientes y también para aportar en la dinámica social del país. Por ahora no hay un sentido pleno de nacionalismo, pero si una búsqueda común de mejores condiciones, bajo este contexto la narrativa con mayor peso es toda aquella labor individual o por sector que mejore al país.

La dinámica de incertidumbre es a corto plazo ya que la polarización no está en la proyección futura del país y debemos estar preparados para las reacciones que genere el nuevo esquema político, tanto en el sentido económico como social. Sigamos comprendiendo los “porqué” para hacer más efectivos los “para qué”.      

LA AMAI renueva su Consejo Directivo

A partir del 9 de Noviembre del presente año se renueva el Consejo Directivo, que ahora será presidido durante el bienio 2018-2020 por el Dr. Claudio Flores Thomas, socio y vicepresidente de LEXIA Insights & Solutions.

Claudio ha aceptado gustosamente esta decisión de la Asamblea de la AMAI, resaltando la gran labor realizada por el expresidente Lic. Óscar Balcázar, Presidente de SERTA, quien estuvo al frente de la AMAI durante 2017-2018; Óscar será parte del Consejo Directivo en su calidad de expresidente inmediatamente anterior.

Para este bienio el Dr. Claudio Flores ha manifestado que llega con emoción y ganas de hacer cosas nuevas que ayuden a esta industria, que tanto nos ha dado a sus asociados, clientes y a la sociedad mexicana en general. Como siempre, se mantiene el objetivo último de generar más valor para el gremio y por supuesto para los asociados AMAI. 

Para acompañarlo en esta responsabilidad, Claudio ha designado un equipo que entiende las necesidades del gremio y que con su experiencia podrá hacer que las metas del plan de trabajo, no solo sean cumplidas, sino incluso se superen.

El Plan de Trabajo de los siguientes dos años se basará en cinco pilares que han sido formulados con los distintos socios AMAI:

  1. Profesionalización y dignificación del sector
  2. Formación y superación profesional
  3. Reforzamiento del Valor de la Industria
  4. Incorporación de nuevos tipos de Asociados
  5. Modificación de la arquitectura institucional

Newsletter No. 9, Octubre 2018

Contenidos:

  • El fenómeno social del mes
  • LEXIA recomienda
  • Qué sucede en LEXIA
  • LEXIA en los medios

 

El fenómeno social del mes

Aguacalipsis

Aguacalipsis, muy atinado para el fenómeno que estamos viviendo en la CDMX ante el anuncio del corte de agua que sucederá entre el 31 de octubre y 03 de noviembre de 2018.
LEER MÁS

LEXIA recomienda

Estudio de live video streaming en México 2018

IAB México presenta el Estudio de Live Video Streaming en México donde conoceremos el comportamiento del internauta con los videos en vivo y las oportunidades para las marcas en esta herramienta.

LEER MÁS

Qué sucede en LEXIA

Going Global en Advertising Week, New York.

Guido Lara junto a Ronald Urbach, Mark Boyd, Nic Jones, Bessie Lee y Wayne Naidoo comparte las mejores lecciones para llevar un negocio a un nivel global de manera eficiente en Advertising Week en Nueva York.

LEER MÁS

The News Rules of Data, Advertising Week, New York.

Claudio Flores Thomas fue parte del evento más importante en marketing y comunicación a nivel mundial. En un panel junto a Glen Ames, Kathleen Dundas y Thomas Pasquet analizaron las repercusiones y resultados por venir a partir de las nuevas leyes sobre los datos (GDPR).

LEER MÁS

3 Insights para conectar con la App Generation.

Cómo cada año nuestra socia directora, Aline Ross, fue parte del evento Moders, en esta ocasión el Foro fue el Tec de Monterrey y presentó: 3 Insights para conectar con la App Generation.

LEER MÁS

La comunicación de la administración pública en tiempos electorales.

El Fondo de Cultura Económica realizó cuatro días de Foros para platicar con la Autora, María José Canel. En la mesa del jueves en la Librería Octavio Paz, se analizó la comunicación de la administración pública en tiempos electorales. En panel estuvo conformado por nuestro VP, Claudio Flores Thomas, Lorenzo Córdova, Roberto Heycher y Rubén Álvarez.

LEER MÁS

LEXIA en los medios

Tenemos memoria, tenemos futuro

La memoria colectiva es esencial para la reconciliación y la construcción de paz en un país y en una sociedad cada vez más fragmentada.

LEER MÁS

Si no compra la CAUSA, no mallugue

No se trata de tener una idea genial y lanzarla como cada quien mejor entienda. Hay que entender al país y su estado emocional para construir con coherencia y cordura campañas publicitarias.

LEER MÁS

Aquí no hay negros

Un millón cuatrocientos mil mexicanos se reconocen como afros, lo que representa el 1.2% de la población. La mayoría de esta población se encuentra en Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

LEER MÁS

Ayudar a la gente

El enorme poder del nuevo liderazgo está directamente correlacionado con la enorme responsabilidad de no fallarle a los mexicanos, especialmente a los perdedores de siempre, que por primera vez ven a alguien que verosímilmente los representa y tiene las riendas del país en las manos.

LEER MÁS

Agenda pública todos los domingos

Claudio Flores Thomas parte de las mesas de análisis en el programa Agenda Pública que conduce Mario Campos todos los domingos a las 11:00 horas. Mira los últimos programas disponibles en la plataforma digital de Foro TV:

Entrevista Jesús Ramírez en Agenda Pública.
Consulta NAICM

Guido Lara en el Financiero Bloomberg

Desde Nueva York, Guido Lara, estuvo presente en los programas Al Cierre del Financiero Bloomberg, acompañado por Leonardo Kourchenko y otros especialistas analizaron los temas más importantes del momento:

Las acusaciones en contra de Kavanaugh y cómo van las negociaciones del TLC

Bloomberg Global Business Forum

Asamblea en la ONU

Invasión Parlante

Te invitamos a que escuches los nuevos programas de nuestra tercera temporada a través de la plataforma de radio digital de PromoEstereo.

El mexicano hoy

Marketing de Nostalgia

Campañas de publicidad fallidas

Carreras Universitarias vs Mercado Laboral

Suscríbete a nuestro newsletter

Iniciemos la conversación y recibe todos los meses nuestro newsletter con tendencias e insights relevantes para el industria:


Ayudar a la gente

* Este texto se publicó originalmente el 10 de Octubre del 2018 en El Blog Mente Social en Animal Político.

Está claro por qué la opción “antisistema” obtuvo el aluvión de votos que arrasó con un modelo político que se había configurado a partir de la alternancia democrática. Fue el profundo hartazgo, cansancio y decepción causado por un sistema político que no resolvió y más bien agudizó los problemas de fondo que seguimos padeciendo en carne propia todos los mexicanos.

El triunfo electoral de AMLO y Morena fue una catarsis que ha funcionado como una especie de sacrificio con piedra de obsidiana, en el que se supone será extirpado el corazón de un “modus operandi” insensible, tecnocrático, indolente, corrupto y en muchos casos plenamente delincuencial.

Pero ¿ahora qué? La expectativa es tan alta como la inmensidad de los problemas de un país que se desangra, se pudre, se confunde, se agacha y se va de lado.

Por eso es clave que el nuevo gobierno no caiga en la trampa de los diagnósticos equivocados y las subsecuentes soluciones ineficaces. Estamos demasiado mal para seguirla regando.PUBLICIDAD

El enorme poder del nuevo liderazgo está directamente correlacionado con la enorme responsabilidad de no fallarle a los mexicanos, especialmente a los perdedores de siempre –indígenas, clases populares, ancianos, jóvenes marginados, víctimas de la violencia, madres solteras, etc.- que por primera vez ven a alguien que verosímilmente los representa y tiene las riendas del país en las manos.

Dedicado a estudiar a profundidad las necesidades, deseos y motivaciones de los mexicanos veo con claridad cuál es la expectativa central de las grandes mayorías. Necesitan y quieren un gobierno que esté de su lado y que les ayude a salir adelante. Más allá de los “haters” que se regocijan con la derrota del PRIAN, las “mayorías silenciosas” lo que realmente quieren es mejorar sus condiciones de vida.

En la cara constructiva del triunfo de AMLO – más allá del voto de castigo- está la percepción de que es alguien que en verdad busca ayudar a la gente. Imagen creada gracias a su gestión como jefe de Gobierno del DF, especialmente con el programa de apoyos a adultos mayores y madres solteras. Por ello se diferenció de la manada al romper la ortodoxia económica y poner parte del presupuesto al servicio de poblaciones vulnerables.

Hoy estas grandes mayorías esperan un ejercicio del poder político que los escuche, que los atienda, que les de la mano. Por eso es muy delicado que AMLO y el nuevo gobierno se vayan por las ramas y no vayan a la raíz de los problemas.

Ayudar a la gente, debiera ser el baremo para la toma de decisiones y para impulsar o detener iniciativas políticas y legislativas. La pregunta sería la siguiente: ¿Esta idea, programa, proyecto, decisión, va a ayudar a la gente? ¿sí o no? ¿Es demagógica o una verdadera transformación?

Recortar sueldos a los altos niveles directivos fortalece o debilita al aparato gubernamental responsable de concebir, instrumentar y evaluar los programas y proyectos públicos ¿No va a salir mucho más caro el caldo que las albóndigas? ¿No le está quitando filo a la espada con la que se aspira a dar batallas?

Recortar el dispendio, los gastos fastuosos, los privilegios, el gasto improductivo, los guaruras, el turismo legislativo, la corte de aduladores y achichincles disfrazados de asesores. Sin duda hay que hacerlo. No aportan nada y restan mucho.

Sustituir instituciones por asambleas y movimientos no acabará dejando a la intemperie a los más débiles, no son la ley y las instituciones republicanas verdaderos igualadores.

Regala un pescado y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida. Cómo aplicar esto en nuestro país.

Eliminar programas e inversiones que no tienen rentabilidad social y que en poco o nada ayudan a la gente. Claro.

Dejar de considerar a los “desechos” del sistema como seres humanos prescindibles. Tender la mano e incluir a ancianos, indígenas, discapacitados, enfermos, desempleados, “ninis”. Hay que entrarle, la voluntad política es necesaria pero no suficiente, se requieren ideas innovadoras que permitan que los programas sean sustentables en el tiempo.

Generar becas a los jóvenes marginados es suficiente para incorporarlos a la vida productiva y a una vida dentro de la ley o hace falta algo más.

Cancelar el aeropuerto ayuda a la gente o lo haría revisar los planes y defender medidas económicas, transparentes, eficientes y técnicamente impecables para tener una obra al nivel de un país moderno que aspira a ser una potencia comercial y turística.

Invertir en una refinería o hacerlo en detonar el crecimiento de las energías renovables que no solo generarán empleos, sino que protegerán el patrimonio natural de la gente amenazada por los efectos devastares del calentamiento global.

De acuerdo, los maestros de la CNTE y los delincuentes también son gente, pero no debiera tomarse en cuenta también las aspiraciones de educación de calidad de los más pobres y la exigencia de justicia de las familias de las víctimas. ¿Cómo juega aquí la máxima juarista “el respeto al derecho ajeno es la paz”?

El presidente electo lo ha dicho con claridad: “Aspiro a ser un buen presidente de México”. Si deja atrás medidas efectistas y se concentra en ayudar a la gente –de verdad, de fondo, con seriedad, con visión de corto, mediano y largo plazo–, seguro podrá ocupar un buen lugar en la historia.

No está el horno para más decepciones.

Aquí no hay negros

* Este texto se publicó originalmente el 17 de Octubre de 2018 en El Blog de LEXIA de Animal Político.

Por: Doris Guisao

Si no reconocemos la aportación africana

en la conformación de México,

no nos estamos entendiendo”.

María Elisa Velázquez

Antropóloga mexicana

La idea generalizada de que “en México no hay negros” ha causado invisibilidad a un sector importante de la población, lo que se traduce finalmente en violencia y discriminación. ¿Pero, por qué esta negación?

Para empezar, el propio Estado mexicano se ha tardado –casi cuatro siglos- en reconocer su existencia. En 2015 se contabiliza por primera vez a la población afrodescendiente del país, en este censo hecho por el INEGI se incluye la pregunta para autodeterminarse negro o afrodescendiente, es decir, afromexicano de acuerdo “con su cultura, historia y tradiciones”. El resultado: un millón cuatrocientos mil mexicanos se reconocen como afros, lo que representa el 1.2% de la población. La mayoría de esta población se encuentra en Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

Si bien fue un paso importante incluir la pregunta en el censo del 2015, los resultados no derivaron en políticas públicas que beneficien a este sector como un grupo diferenciado, es decir, que hasta de los grupos de los excluidos están siendo excluidos, quedando así por fuera de los programas de gobierno que están dirigidos a los grupos étnicos de México. Si los afromexicanos fueran clasificados como grupo étnico, recibirían fondos adicionales para la promoción de su cultura y para programas de salud pública, educación, y acceso a tierras. En vez de estar en la marginalidad actual en la que se encuentran.

Como bien señaló el antropólogo mexicano Gonzalo Aguirre Beltrán, en su libro “La población negra  de México” (1945), en este país se ignora la importancia que tiene el africano en la composición cultural, social y genética de su población. Lo anterior, entre otras cosas, se debió a la temprana mezcla –en comparación con otros lugares- que se dio entre la población negra, los indígenas y mestizos, “borrando” así todo rastro de africanía y diferencia con la excusa del mestizaje para dar paso al proyecto de nación mexicana. “El negro no pudo reconstruir en la Nueva España las viejas culturas africanas de que procedía, a diferencia del indígena que, reinterpretando sus viejos patrones aborígenes dentro de los moldes de la cultura occidental, logró reconstruir una nueva cultura indígena, el negro sólo pudo, en los casos en que alcanzó un mayor aislamiento, conservar algunos de los rasgos y complejos culturales africanos”

Pues bueno, esto no ha cambiado en la actualidad, no sólo no siguen existiendo en el imaginario de los mexicanos en general, sino que no se ha hecho un reconocimiento constitucional por parte del Estado mexicano. El problema no sólo es que estén borrados de la historia mexicana sino el nulo acceso a políticas públicas que fomenten sus raíces, cultura y patrimonio. Su rezago educativo, acceso a servicios de salud y educación, sus niveles de analfabetismo, acceso a servicios en la vivienda y sus ingresos laborales muestran una realidad que puede caracterizarse, como “pobreza por discriminación”. 

Actualmente existen movimientos por la defensa de los derechos de los afromexicanos, principalmente en la Costa Chica, Guerrero y Oaxaca, como también un interés académico por estudiar las raíces africanas que quedaron enterradas con el ideal del mestizaje. Sin embargo, los esfuerzos de la academia y las organizaciones civiles no han sido suficiente para lograr un reconocimiento jurídico y social, el argumento del Estado: “No son un grupo étnico”, como mencionó el antropólogo Peter Wade durante los años 80 cuando se daba este mismo debate en el resto de América Latina: “La gente indígena, cabe fácilmente en la categoría de Otro, de distinto. En cambio, a la gente negra se le ve como otros ciudadanos más, aunque vistos por muchos como ciudadanos un poco sub-desarrollados, primitivos o inferiores” (Wade 1984).  La etnización de la negridad, como lo llamaría Eduardo Restrepo, no fue tarea fácil para el resto de América Latina, el reconocimiento social y constitucional fue un primer paso para una lucha que aún continúa y que en México urge que empiece.

Nos encontramos actualmente en el Decenio Internacional para las poblaciones Afrodescendientes promulgado por la ONU en el 2015, cuyo objetivo principal el de “reforzar las acciones y medidas que garantizan el pleno ejercicio de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de los afrodescendientes, así como su participación plena y equitativa en la sociedad. Bajo el lema “Reconocimiento, Justicia y Desarrollo”, el Decenio ofrece un marco operacional para estimular a los Estados a erradicar las injusticias sociales heredadas de la historia y para luchar contra el racismo, los prejuicios y la discriminación racial que todavía sufren los afrodescendientes.” Así que ¿Cuál es el reto? Reconocernos en las diferencias, luchar contra el racismo, la discriminación y dejar de postergar el reconocimiento social y jurídico de este sector.

En LEXIA somos conscientes tanto de la diversidad como de los retos que tenemos para luchar por un mundo más incluyente, proponemos reconocimiento, integración y respeto.

Si no compra la CAUSA, no mallugue

* Este texto se publicó originalmente el 11 de Octubre de 2018 en El Blog de LEXIA de Animal Político.

Por: Aline Ross (@AlineRossG)

La inclusión, la tolerancia y el empoderamiento parecen estar de moda y son conceptos que, como muchos otros, se han querido apropiar el mundo de la mercadotecnia y las marcas. Yo no veo mal que las marcas deseen promover conceptos y valores sociales, de hecho, pienso que hoy es casi una obligación y que además nos conviene a todos para construir un mundo mejor pues son ellas las que están presentes todo el tiempo en el día a día de la gente, y las que tienen enormes presupuestos para llegar a muchos más y transmitir así el mensaje. Lo que está mal es que lancen cosas sin sentido ni evaluación, sin visión estratégica y sobre todo sin una comprensión profunda de aquello de lo que quieren hablar.

Casi todas las semanas veo que salen a la luz nuevos esfuerzos de grupos de influencers o de campañas o de productos apelando a la inclusión, el empoderamiento femenino, la unión de la ciudadanía, el cuidado de lo más débiles o el respeto al medio ambiente. Las causas del mundo se llevan de una categoría a otra pasando por la industria de la moda, la alimentación, la belleza, etc. Antes eran dos mundos separados, uno correspondía al área de responsabilidad social y otro al de la mercadotecnia, pero ahora se mezclan para construir marcas con más sentido porque todos sabemos que así nos conectamos más con su narrativa y con lo que creemos refleja de nosotros mismos.

El problema está en que no se trata de tener una idea genial y lanzarla como cada quien mejor entienda. Cuando hablamos de causas sociales nos estamos metiendo con un aspecto muy sensible para la población de este país. Para entrarle a una causa hay que entender que hoy la gente es hipersensible y que esto deriva de un contexto sumamente trastocado donde la estabilidad se sostiene con pinzas y donde hay un hartazgo por los abusos, la impunidad y la violencia. Entender al país y el sentir de los mexicanos es esencial para lidiar con estas sensibilidades; entender al país y su estado emocional resulta indispensable para construir con coherencia y cordura.PUBLICIDAD

Una cosa es manosear una causa y otra es sumar a una causa, la diferencia no es sólo semántica; sumar es/está en el terreno de lo legítimo y para lograrlo se necesitan una serie de condiciones como congruencia y autenticidad. Nada que no sea auténtico interesa hoy y créanme, se nota cuando no lo es, se nota en las imágenes, en los videos, en los hashtags, en los copys, en los voceros, en los logos, se nota en todo.

Por eso las marcas e iniciativas que quieran ser progresistas y entrar en esos terrenos deben hacerlo con el tiempo y el tiento necesarios, con toda la estrategia y la evaluación como respaldo además de hacerlo con verdadera intención de abonar; esto implica una nueva forma de construir publicidad y comunicación; tenemos que entenderlo.

En el pasado la publicidad sólo se lanzaba y no había interconexión entre los consumidores como la hay ahora, además de que la relación era pasiva -la marca lanzaba un estímulo y alguien lo recibía- no se podía cuestionar, premiar, debatir, amar o reclamar públicamente. Hoy la historia es otra, pero no sólo se trata de la relación con las marcas sino de las tendencias emergentes y la estructura mental del ciudadano-consumidor. Sí, para hablar de causas y sumar a ellas es necesario entender a los consumidores como actores sociales, ampliar la mirada y establecer un contexto de la causa y del rol que las personas anhelan tomar en ella.

Estamos en la era de potenciar y privilegiar la autoexpresión. En la comunicación pasamos en pocas décadas de un modelo donde se evidenciaban las bondades funcionales de los productos o servicios, al modelo actual donde lo que importa es en quién me convierto yo al usar esta marca; son mundos muy diferentes. Hoy el ser humano más que nunca desea mostrar qué tipo de persona es al sumarse a un movimiento y expresar por qué desea hacerlo. Y no es que antes no fuera así pero no existían los medios con el alcance que hoy tienen las redes sociales para mostrarlo (Show-off), tampoco existía la creciente necesidad de salvar y transformar nuestro mundo, por ello la importancia de que sea legítimo, porque está relacionado directamente con el impacto que tendrá.

Así que no es tan evidente, la mercadotecnia con causa ya llegó, ya está aquí, y por eso toca aprender a hacerla con legitimidad y corazón. En pocas palabras y como dice el dicho de todos conocido “si no compra no mallugue”, las causas hay que comprarlas bien para no dañarlas.

Aún hay mucho por aprender respecto a cómo se están abordando los movimientos desde la mercadotecnia y lo que implica es repensar e ir haciendo camino. Como lo dije en un inicio, estoy a favor de que las marcas le entren a cambiar el mundo pero no bastan las buenas intenciones se necesitan campañas impecables y constructivas. Los esfuerzos fallidos nos ayudan a revisar para seguir haciendo industria y aunque se olvidan rápidamente pueden enseñar mucho a los que vienen atrás.

Nuestras sociedades, nuestro planeta, necesitan de involucramiento, de poder y fuerza, mientras más sumemos más lograremos. Empecemos cada uno desde nuestra cancha de acción y vayamos perfeccionando y adaptando el cómo y cuando veamos una buena marca sumando apoyemos e impulsemos su mensaje porque seguro está cambiando algo para bien.