LEXIA en Bitácora Política

Nuestros socios Laura Velamazán y Claudio Flores Thomas fueron parte de la mesa de Bitácora Política en el Financiero Bloomberg con Héctor Jiménez Landín.

Laura analizó los nombramientos más polémicos de AMLO, revive aquí su participación.

Mientras que Claudio, fue parte de una mesa de análisis con Luis Rodolfo Oropeza donde hablaron del spot de Sectur y todos los mensajes a su alrededor.

¿Y tú también hiciste memes del hijo de Cuarón?

Artículo que apareció en el Blog de LEXIA en Animal Político el 5 de Marzo.

Por Francisco González-Cos Márquez @FrankaGonza

En México sí existe la discriminación. Todos lo queremos negar, pero está ahí. Somos racistas, clasistas, discriminamos por género, por orientación sexual, por etnia o nacionalidad, por pobreza, por lo que sea. Básicamente si es diferente, si no es “de los míos” o piensa como yo, lo discriminamos, así es la regla. Así vemos las cosas desde siempre. Desde el origen de México como país existe la discriminación y el racismo. Es notable desde esa cultura de superioridad que los españoles establecieron sobre las culturas indígenas nativas, las cuales no tuvieron más que aceptar y enfilarse. El racismo esta incrustado en nuestro sistema educativo nacional, es un problema casi imposible de cambiar y que tomará generaciones erradicar. La discriminación es un defecto del mexicano que, en el aparador de las redes sociales, es cada día más evidente – en el naco, el mirrey, el pobre, el “whitexican,” el gay, la lesbiana, el provinciano, el chilango, los lords y como estos, miles. Para todos tenemos un término despectivo que los hace inferiores a nosotros. La discriminación en México esta en todas partes y el que dice que no existe, es hipócrita o muy poco autocrítico.

El mejor ejemplo mediático que podemos denunciar ocurrió hace apenas unos días.  

El Domingo 24 de febrero se celebró la 91° Entrega de los Premios Óscar, y México y los mexicanos estuvimos en la boca de todos. Se habló de la política del presidente Donald Trump y su muro, así como de la migración de mexicanos a los Estados Unidos, y sobre el racismo y la discriminación innegable que se vive en la sociedad mexicana. Esto último a través de la premiación del proyecto de Alfonso Cuarón, la película “Roma”, que fue galardonada como “Mejor Película Extranjera”, entre otros reconocimientos. Una gran celebración era de esperarse, al ser la primera película mexicana ganadora de este premio, reconociendo la calidad de producción y creatividad en nuestro país. Al mismo tiempo, Alfonso Cuarón fue honrado como “Mejor Director,” extendiendo la hegemonía de directores mexicanos bajo esa categoría. Se reafirmó el talento mexicano alrededor del mundo con el gran trabajo realizado en “Roma”.

Desafortunadamente, no nos quedamos en la celebración. Los mexicanos no nos podemos quedar callados y pareciera que con nada quedamos satisfechos. Siempre hay un inconforme, alguien que critica, que se siente superior, que encuentra “el negro en el arroz”. Y no solo me refiero a la polémica que se generó en torno a Yalitza Aparicio y su nominación, ya extensamente comentada en muchos espacios desde hace algunas semanas. Me refiero a la triste actitud que algunos tomaron respecto a Olmo Teodoro Cuarón.

Olmo es el hijo menor de Alfonso Cuarón, tiene 13 años y tiene autismo. Fue diagnosticado desde los dos años y tiene problemas en ámbitos sociales ya que interpreta de distintas maneras los sonidos, colores, palabras y formas. En un sitio como los Premios Óscar, con cientos de asistentes, presentaciones musicales, luces, movimiento, ruido y entrevistas a participantes, se puede entender que un niño con autismo no se encuentre en un ambiente cómodo y apacible. Pero claramente era algo que podía manejar. Alfonso Cuarón, orgulloso de su hijo y de compartir con él sus logros, lo llevo al evento, le dio un lugar y la posibilidad de vivir esa experiencia. ¿Por qué habría de negársela?

En las redes sociales en México se ridiculizó, se imitó y se ofendió a Olmo Cuarón por las caras y muecas que hacía cada vez que su papá (y, por ende, él también) salían a cámara. Hubo quien, burlón, se atrevió a opinar que Cuarón no merecía ganar el Oscar por la poca seriedad de sus hijos, que no estaba respetando a la Academia y que Olmo era el peor invitado que pudo haber llevado el director. Y muchos más, amplificaron esas opiniones, esos memes, esas burlas, ese odio, con sus likes y sus RT.

Y este es el problema. ¿Por qué los mexicanos tendemos a sentirnos superiores? Querer ser más que los demás. Rebajar al prójimo. Juzgar. No darle su lugar. ¿Por qué en México siempre tenemos que reírnos de los que son diferentes? Quisiera pensar que somos un país incluyente. Una sociedad diferente a las demás, una sociedad orgullosa de sus hermanos, amigos, primos, compatriotas. Una sociedad que acepta a migrantes que vienen del sur y buscan hospedarse en nuestro país, que no construye barreras, que acepta a todos como son y de donde son. Pero no es así. Desafortunadamente, discriminamos. Y es tiempo de aceptarlo y hacernos conscientes, porque si no somos capaces de mostrar empatía con Olmo, un chico de 13 años con autismo, no somos capaces de ser humanos, compasivos y fraternos, no somos capaces de enfrentar retos más grandes como la violencia, el abuso y la agresión que respiramos a diario. Para salir adelante como individuos y como país, debemos evolucionar nuestro entendimiento del mundo, del yo y del otro.

Olmo, por ejemplo, no es nada más hijo de un director exitoso, es también muy creativo, tiene su propia perspectiva de la vida y del arte. Los invito a visitar su página personal de Instagram, donde verán que sí, es diferente y eso es bueno. Es único. Quizás antes de juzgar, tenemos que estar abiertos a aprender y sentir más.

¿Por qué somos así?

Por modelos mentales que traemos tatuados en el ADN. Por educación. Por principios o falta de ellos. Pero también por desinformación. Es claro que muchos de los que hicieron memes y ridiculizaron a Olmo Cuarón no sabían de su condición. Hoy ya es complicado encontrar las conversaciones y los chistes en línea, conforme se fue filtrando la información sobre su autismo, fueron desapareciendo los posts y los tweets. La publicación que se hizo más famosa, el gran error del community manager de Cinemex, en minutos fue eliminada. Nos gana el impulso inconsciente de hacer chiste y de ser los primeros, de crear memes de cualquier tragedia, percance, o evento a solo minutos de que suceda. Recordemos los memes del temblor de 2017 o de la tragedia de los huachicoleros este año. No pensamos dos segundos en los afectados o sus familiares, en informarnos o en juntar todos los datos relevantes antes de soltarnos en carcajadas y en twittazos. Por eso parece imposible evitar escándalos y terminar en situaciones como la de Olmo en los Óscares. Tenemos que aprender a investigar antes de juzgar, a comprender antes de reír, a corroborar antes de creernos todo lo que pasa en las redes y sumarnos a compartir atrocidades.

Afortunadamente, resultó algo bueno de este desastre que nos exhibió tanto como sociedad. Se visibilizó al autismo y a muchos que lo padecen junto con sus familias. En el mundo, uno de cada 115 niños tiene autismo, en México, INEGI estima que hay más de 5 mil niños que padecen de este trastorno. Niños que tienden a ser encerrados en el seno familiar para protegerlos de la crueldad a la que pueden ser sometidos socialmente, por desinformación, por falta de empatía, porque discriminamos todo lo diferente.

Identificar el trastorno a temprana edad ayuda enormemente a que estos niños puedan tener una vida de más calidad, minimizar problemas de socialización y ser personas productivas, funcionales y felices. Alfonso Cuarón tuvo la oportunidad de reconocer la situación de su hijo a los dos años y por lo tanto ha logrado sacarlo adelante a través de atención y terapia personalizada, pero no todos en México gozan de esa suerte.

Si algo me enseño esta situación es que hay que ser más como Cuarón. Y no me refiero a su éxito y talento creativo. Me refiero al coraje que él y su familia demuestran cada día, enfrentándose a la adversidad e ignorando a los haters. Alfonso puso a Olmo en el spot light más grande del mundo, con todas las miradas y la lupa puesta fijamente sobre él. Y Olmo seguro saldrá fortalecido de esta experiencia. Aceptemos que el Trastorno del Espectro Autista, como muchos otros desórdenes neurobiológicos, existe y es parte de nuestras vidas, y que como sociedad somos corresponsables de su correcta atención y de generar espacios de respeto y sano desarrollo para quienes lo padecen.

Si conoces a alguien con autismo o si, como yo, tienes a algún miembro de la familia que lo padece, recuerda que no solo es cuestión de cobijarlos y protegerlos del mundo en una jaula de cristal. Tenemos que abrirles espacios como lo hizo Cuarón, porque el mundo es también de ellos y hay muchísimo que podemos disfrutar de su visión y unicidad.

México, podemos ser mejores, hagámoslo.

La situación de los derechos de la niñez en México

UNICEF México presentó un estudio muy completo sobre la situación por la que está atravesando la niñez y la adolescencia mexicana. En ella se revelan datos muy interesantes y muy preocupantes.

  • En nuestro país existen 39 millones de niños y adolescentes, de los cuáles más de la mitad viven en pobreza; 4 millones viven en pobreza extrema.
  • Los niños en primera infancia solo se les destina el 0.8% del PIB
  • México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil
  • Tres de cada diez adolescentes no asisten a la escuela

Conoce el reporte completo y las propuestas que existen para mejorar su situación dando clic a la foto.

Un éxito la participación de LEXIA en Advertising Week Latam

Este mes se llevó a cabo Advertising Week Latam el evento más importante que reúne a profesionales de la comunicación, marketing y la publicidad, con ponencias sobre el futuro de la industria, los retos que enfrenta y las nuevas necesidades de los consumidores en los mercados.

Por segunda ocasión se llevó a cabo en la ciudad de México, Doug Rowell, Director Ejecutivo de AWLatam explicó la importancia de esta sede: “La Ciudad de México es una sede natural para este encuentro, por ser la capital de un país con más de 120 millones de consumidores”.

LEXIA Insights & Solutions siempre comprometidos con estar a la vanguardia y generar impacto en lo social, cultural, político y los negocios fuimos parte de ponencias y mesas de análisis.

Nuestro VP, Claudio Flores Thomas, estuvo presentando: Nuevas Narrativas… Nuevas Audiencias donde explicó  los nuevos retos y las estrategias para enfrentarlas.

También fue parte de la mesa de análisis de AMAI, donde los expertos de la investigación explicaron el comportamiento del consumidor 2020, sus retos y oportunidades.

Con la AMAP participó en la mesa: Insights y Tendencias de la Publicidad Efectiva, estudio realizado por nuestro CEO, Guido Lara, donde compartieron la clave del éxito de las campañas ganadoras de Effies y cómo están generando un mayor impacto.

En el ámbito social nuestra consultora, Adriana Arizpe, hizo una extraordinaria curaduría para realizar dos mesas de análisis con temas muy importantes en la agenda nacional:

La primera fue sobre el Racismo en México, Aline Ross, socia directora de LEXIA, fue la encargada de moderar a Mayra Contreras, Alfonso Ayala y Paul Mejía para analizar como el racismo inconsciente y consiente está afectando a Latinoamérica y cómo se ve reflejado en la comunicación de las marcas.

La segunda mesa fue sobre: Empeladas Domésticas y las prácticas efectivas de cambio social, esta estuvo conformada por Yolanda Barrita, socia de LEXIA, Alejandra Haas, Gabriela Warkentin,  Marcelina Bautista y Mauricio Merino; en ella se habló de la falta de derechos que sufren las empleadas del hogar, que acciones tomar para mejorar su situación y el rol de las instituciones, sector de negocios y medios en la visibilización y posible solución del problema.

Sin duda el evento fue todo un éxito con más de 15,000 participantes y para LEXIA fue un orgullo ser parte de ello.  

100 días de gobierno, entre la incertidumbre y la esperanza

(AP Photo/Marco Ugarte)

Por Claudia Bravo @ClauBravo1

Se cumplieron los primeros 100 días del nuevo gobierno en México. La polarización que dejó la elección del año pasado continúa y los ánimos de la sociedad se mantienen divididos, por un lado, existe la visión optimista por el nuevo régimen y por el otro hay una preocupación por las acciones de gobierno emprendidas.

Polo optimista

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México (Banxico), en febrero de 2019 el indicador de confianza del consumidor aumentó 10.7 puntos respecto al mismo mes del año anterior y el indicador que señala la expectativa sobre la situación económica del país para el próximo año respecto a la situación actual tuvo un crecimiento anual de 25.5 puntos.

Asimismo, una encuesta realizada por El Financiero indica que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegó a sus primeros 100 días de gobierno con un nivel de aprobación ciudadana del 78 por ciento y de este segmento, el 52 por ciento aprueba por lo que ha hecho hasta el momento, mientras que el 47 por ciento por lo que espera que haga en el futuro. Estas cifras indican que existe una parte de la población mexicana que tiene una perspectiva positiva respecto al futuro económico del país, esto denota un sentimiento de confianza y esperanza por este segmento de la sociedad.

Ante este panorama ¿qué ha hecho el gobierno de AMLO y MORENA para generar tanta popularidad y confianza?

Plantear un nuevo paradigma de comunicación entre gobernantes y ciudadanos. Las conferencias de prensa que lleva a cabo todos los días, rompieron con el estereotipo de comunicación al que la sociedad estaba acostumbrada con gobernantes previos; comunicación acartonada, en ocasiones muy técnica, demasiado ensayada y cuidada. AMLO sabe comunicarse de manera cercana, casual, sin protocolos (esto implica falta de precisión en cifras y omisión de cierta información). Gran parte de la sociedad mexicana prefiere un presidente visible, cercano, que da la cara y que proyecta poner en práctica ejercicios democráticos a un presidente ausente, lejano y que utiliza apuntador para hablar.

La promesa de solucionar problemas de forma rápida. Si se toman en cuenta la gran cantidad de problemáticas que existen en el país, la exigencia ciudadana para resolver es muy alta y los tiempos se vuelven muy cortos. AMLO ha sabido proyectar que podrá resolver temas de gran complejidad como la corrupción o la pobreza con celeridad (aunque no se hable de estrategias, ni planeación, ni tiempos, ni se señalen los cómos, ni se indique de dónde saldrán los recursos más allá del argumento de que el dinero saldrá de los ahorros por el combate a la corrupción).

La población exige cambios, movimiento, que se noten acciones de un nuevo gobierno. Por ello, se le justifican la falta de estrategia y de planeación para resolver problemáticas, como el caso del combate al huachicol, donde a pesar de las afectaciones directas y la mala implementación, se suele disculpar a la administración; es más potente percibir que se está haciendo algo para combatir delitos graves, en lugar de seguir fomentándolos o hacerse de la vista gorda.

Por estas razones, algunos de los temas que el gobierno ha puesto sobre la mesa durante los primeros 100 días, han impactado de manera positiva en la percepción ciudadana, simbólicamente se vuelven muy fuertes.

Eliminar la pensión a los ex presidentes, deshacerse del avión presidencial, retirar seguros de gastos médicos mayores a funcionarios, implementar políticas de austeridad y eliminar gastos superfluos en la administración federal, bajar sueldos a funcionarios de alto nivel, abrir la residencia oficial de los Pinos al público, avalar dar seguridad social a cónyuges del mismo sexo (proceso que se avaló en el Congreso de la Unión), así como fijar topes en las remuneraciones del poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial y órganos autónomos son iniciativas que han conectado positivamente entre la población, estas decisiones conciben a un gobierno más preocupado por la gente de a pie que por mantener prebendas y privilegios entre la estructura de la Administración Pública Federal, por ello generan empatía con la mayor parte de la sociedad y se perciben como estrategias políticamente correctas.

Polo pesimista

Sin embargo, también existen reclamos y problemáticas no resueltas que se le reprochan al presidente de la República. De acuerdo con el informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, sobre la incidencia delictiva del fuero común, diversos delitos incrementaron en los primeros meses de gobierno de AMLO. De diciembre de 2018 a enero de 2019 aumentaron los homicidios dolosos un 12.9 por ciento, el secuestro aumentó 84 por ciento, la extorsión tuvo un incremento del 59 por ciento, el narcomenudeo creció un 16 por ciento y el robo total y la violencia familiar crecieron en un 6 por ciento aproximadamente.

Entonces ¿cuáles son los temas que más se le han criticado a AMLO por considerar que son decisiones que afectan significativamente a una parte de la sociedad?

La lista puede ser tan amplia como se quiera, diversas decisiones presidenciales no han tenido buen recibimiento entre la sociedad e incluso en algunos casos ha tenido que rectificar.

El retiro de recursos públicos para refugios de mujeres que sufren violencia, decisión que tuvo que echar para atrás después de la presión por parte de organizaciones de la sociedad civil

Cancelar los recursos de las estancias infantiles con la idea de entregar el dinero directamente a las familias

Recortar presupuestos a las universidades públicas, determinación que se asumió como un supuesto error y hubo una rectificación posterior

La creación de la Guardia Nacional, temática que estuvo rodeada de opiniones encontradas todo el tiempo, desde su presentación hasta su aprobación, ya que se criticó mucho por parte de organizaciones civiles, organismos de derechos humanos y expertos en la materia sobre el peligro de militarizar al país, no tener un mando civil a cargo y no contar con fechas para su retiro, sin embargo posteriormente, con estos cambios realizados, se aplaudió mucho que la iniciativa se aprobara de manera unánime.

Existen muchos temas a los que el presidente no ha querido entrarle y otros que incluso parecen causarle molestia.

La despenalización del aborto en todo el país, sobre lo cual señaló que no era necesario abrir un debate actual, pues no es un tema prioritario para su gobierno, ya que él está enfocado en acabar con la corrupción y posteriormente se retomarán otros temas de interés como este.

Relación con la sociedad civil, el presidente en diversas ocasiones ha manifestado que la mayoría de las organizaciones no gubernamentales también estaban involucradas con temas de corrupción y abusaban de los recursos que se les otorgaban para acciones que nada tenían que ver con el tema de la asociación y se ocupaba el dinero en eventos privados, suscripciones a revistas e incluso se organizaban torneos de golf. Por ello, no se percibe una relación cercana entre este sector y la presidencia de la República, no existe un reconocimiento a su labor ni su participación activa en el análisis, denuncia y resolución de problemas sociales que las instituciones gubernamentales en ocasiones no logran cubrir.

Rechazo a las opiniones de las calificadoras tras la presentación del plan de rescate de Petróleos Mexicanos, a quienes el presidente ha llamado organismos hipócritas que han permitido el saqueo en otras administraciones y se han quedado calladas con la corrupción que imperaba en PEMEX y la nula inversión que se le inyectó a la institución en el pasado. Estos dos casos muestran con claridad, la incomodidad del presidente por aquellos que manifiestan una posición diferente o contraria a las decisiones que él impulsa, la postura es: quien no piensa como yo, es conservador o fifí y merece descalificaciones.

A 100 días, hoy estamos frente a un gobierno representado por un personaje político que ha sabido conectar con la ciudadanía porque en el discurso y en los símbolos, ha desmontado las formas de comunicarse del pasado. Se han tomado decisiones que, de acuerdo a los intereses e ideologías de cada persona, pueden ser buenas o malas. Sin embargo, es necesario permanecer vigilantes ante todas las decisiones que impulse esta nueva administración. Los primeros 100 días son un botón de muestra de la forma de gobernar, los usos y costumbres de este  nuevo régimen y es necesario que sociedad civil, empresarios y ciudadanía sean críticos de las decisiones que se tomen y se haga equipo con la nueva administración en todo aquello que traiga un beneficio real y tangible a la sociedad y al mismo tiempo haya una postura de oposición clara, sólida y participativa en aquellos temas que sean tratados con una mirada de descalificación y descrédito.

En LEXIA sabemos la importancia que tiene escuchar y entender lo que la sociedad siente, quiere y piensa. Hoy, a 100 días de la nueva administración, la incertidumbre social existe pero también se percibe mucha esperanza, por ello, habrá que estar atentos al cambio de dinámicas y comportamientos de consumo de la ciudadanía a fin de tener claridad en las categorías o segmentos donde las personas tienen más confianza en gastar y detectar áreas de oportunidad en otras donde haya más renuencia.

Hasta el momento, a 100 días de gobierno, no todo va bien, no todo va mal.

Newsletter 2, Febrero 2019

Contenidos: 
El fenómeno social del mes
LEXIA recomienda
Qué sucede en LEXIA
LEXIA en los medios 
El Fenómeno Social del Mes
Cálmate mi amor
 El hostigamiento, la violencia y los secuestros en contra de las mujeres lamentablemente no es una novedad. Tampoco resulta una nueva ola de violencia atípica lo que se vive diariamente. Los constantes actos de delincuencia impune de este país resultan en uno de los principales problemas ante la inminente castración social que reduce la libertad y trasmina la indiferencia colectiva e institucional.
 
LEER MÁS
LEXIA Recomienda
Digital Global 2019We Are Social y Hootsuite muestran su reporte Global Digital del 2019 en el cual revela que los usuarios de Internet están creciendo en un promedio de más de un millón de usuarios nuevos cada día .
 
LEER MÁS
Qué Sucede en LEXIA
LEXIA media partner de AWLATAM

Para LEXIA Insights & Solutions es un orgullo ser parte de Advertising Week LATAM, el evento más importante de publicidad, marketing y comunicación.
LEER MÁS
LEXIA en los medios
4T o el regreso al Rancho Grande

La 4t está siendo una destrucción de sistemas de pesos y contrapesos. Mayorías en el congreso serviles y acomodaticias, pactos cupulares con empresarios y sindicatos, debilitamiento sistemático de las instituciones autónomas, manoseo y desprecio al poder judicial, creación de clientelas.
 
LEER MÁS
¿Por qué hay enojo tras el comercial de Gillette?

Gillette ha generado gran polémica con su comercial más reciente debido a que toca un tema con el que la sociedad está hipersensible…la masculinidad.
LEER MÁS
Hombres, no es contra nosotros
Las recientes denuncias sobre secuestros, e intentos de secuestro, hacia mujeres en el Metro bajo la modalidad “cálmate mi amor”, ha visibilizado una forma de violencia diferencial de género. Un hombre no será forzado a acompañar a otro hombre bajo el pretexto de que se encuentra alterado o porque quien lo obliga a acompañarle es su pareja.
LEER MÁS
Estado de la Nación, análisis de Guido Lara

 Nuestro CEO, Guido Lara fue parte del especial “Estado de la Nación” de El Financiero Bloomberg donde analizó lo acontecido en el segundo discurso de Donald Trump.
LEER MÁS
Agenda pública todos los domingos Claudio Flores Thomas parte de las mesas de análisis en el programa Agenda Pública que conduce Mario Campos todos los domingos a las 11:00 horas. Mira los últimos programas disponibles en la plataforma digital de Foro TV:
Crisis política en Venezuela
Reactivación de la CNTE y AMLO vs Fitch por su calificación a Pemex.
Aprobación de Andrés Manuel López Obrador.
Relación de AMLO con los medios
Invasión ParlanteTe invitamos a que escuches los nuevos programas de nuestra tercera temporada a través de la plataforma de radio digital de PromoEstereo.
Blue Monday
Personal Branding y Networking
San Valentín

Hombres, no es contra nosotros

Artículo que apareció en el Blog de LEXIA en Animal Político el 13 de Febrero

Por: Raúl Méndez (@rulwolf)

Muchos hombres hoy emiten quejas constantes sobre cómo vivimos discriminados, marginados; que todos se preocupan por el asesinato de mujeres, pero nadie piensa en los asesinatos de hombres; que los dados jurídicos, políticos y sociales están cargados a favor de las mujeres. Que el feminismo es una “ideología” de segregación porque desde el nombre “feminismo” ya se muestra que la preocupación está exclusivamente en un solo género; que debería llamarse, según dicen algunos, “igualismo” (decir esto último es tan desatinado como afirmar que la tierra es plana, porque donde vivimos se llama “planeta”, ¡si la tierra fuera redonda, se llamaría redondeta!).

Las recientes denuncias respecto de secuestros, e intentos de secuestro, hacia mujeres en el Metro bajo la modalidad “cálmate mi amor”, ha visibilizado una forma de violencia diferencial de género. Un hombre no será forzado a acompañar a otro hombre bajo el pretexto de que se encuentra alterado o porque quien lo obliga a acompañarle es su pareja.

El argumento “cálmate mi amor” con el que socialmente una persona puede forzar a otra a ir con ella, solo funciona cuando la persona coaccionada es una mujer. Porque es parte de lo que la antropóloga Rita Laura Segato llama los mandatos culturales, en este caso sancionando que las mujeres deben ser controladas en sus volátiles emociones, que si se encuentran alteradas un hombre tiene la autoridad para retirarla del espacio público.

A pesar de estar ante una problemática que afecta directamente a las mujeres, se ha intentado relativizar la situación mediante el leit motiv del machismo: “a los hombres también nos pasa”. Si se refiere a secuestros es evidente que sí, pero no en cuanto a esta modalidad de secuestro en el metro. No se está hablando de secuestros en general, ni de los actos de delincuencia por todos conocidos; la modalidad “cálmate mi amor” es un crimen diferencial del que no, los hombres no somos susceptibles de ser víctimas y que requiere acciones desde el gobierno con un enfoque específico de género.

Como creemos que desde los tiempos paleolíticos los hombres somos los protagonistas de la historia, y hasta de la prehistoria, tal como señalaba Simone de Beauvoir en su obra “El Segundo Sexo”, parece ser altamente ofensivo que exista un lugar en el que los hombres no tengamos el foco de atención; así, los lugares en donde las mujeres luchan por ser reconocidas y atendidas requieren una rápida regulación patriarcal para evitar que sean ellas las protagonistas.

En LEXIA constantemente apoyamos a marcas y gobiernos para que puedan desarrollar no solo una perspectiva de género, sino apropiarse de las razones que están llevando a la sociedad a tomarse en serio la representación social, participación y presencia de las mujeres, comprendiendo sus especificidades de género más allá de polarizaciones. Al respecto, nuestro estudio Lifewife: La nueva mujer realiza una investigación comparativa para comprender las nuevas dimensiones del actuar de las mujeres en los espacios domésticos y públicos, entendiendo la importancia que tiene la tecnología en su cotidianidad. Ha sido el uso de esta tecnología, mediante dispositivos móviles y redes sociales, el que ha logrado generar esta movilización sobre la inseguridad en el metro.

En un caso concreto de protagonismo masculino, ampliamente ventilado en redes sociales, estuvo involucrada la Librería Porrúa, la cual emitió un comunicado dirigido hacia los hombres diciendo que no estamos exentos de sentirnos en peligro y abre las puertas de sus librerías para aquellos que se sientan en peligro. De este modo, la inseguridad se ve de forma general, se niega que hay una incidencia particular que afecta solo a las mujeres. Estos intentos de democratizar la vulnerabilidad tienen el efecto de ocultar la problemática de género. La librearía realizó un comunicado posterior intentando “aclarar” su postura, sin embargo, se trataba de un panegírico apologista de los hombres, señalando que hay hombres que no violentan, sino que son buenas personas.

¿No podemos los hombres simplemente dar un paso atrás y permitir que los problemas de las mujeres se visibilicen sin que seamos el foco de atención?  


Pero no solo mediante este alegato de “a los hombres también nos pasa” o “no todos los hombres son iguales”, se intenta negar la especificidad de género en un problema de inseguridad, sino también en la forma de responder a él.

Pronto, tras la visibilización de los secuestros de mujeres en el Metro, surgieron egregios y portentosos héroes viriles, proclamando a los cuatro vientos que ellos, cual aliados valerosos, están para defender a las mujeres, quienes pueden acudir a tan gallardos paladines si ellas se encuentran en peligro. Así, nuevamente, el tema es dominado por los hombres. Resulta significativo que estos mismos hombres, al ser criticados por mujeres debido a su protagonismo, respondieran airados y ofendidos por el menosprecio del que se sintieron objeto y acusando que, entonces, las mujeres buscaban ser violentadas debido a negarse a recibir el apoyo de un buen hombre. Hasta ahí llegó su buena voluntad.

¿Qué mejores héroes que un grupo de musculosos hombres? Así lo planteó la marca de gimnasios Smart Fit, quien, en una iconografía altamente reveladora, se suma a la tendencia de utilizar los retailers o locales de las marcas para que sirvan de lugar de refugio. Esta comunicación nos muestra a un superhéroe masculino, con el cuerpo extendido, ocupando el centro de atención, que protege a las mujeres.

No se niega la buena voluntad de estas marcas, se trata de un típico caso de buena Big Idea, pero mala ejecución. Que los espacios comerciales en la vía pública sirvan para apoyar a mujeres, y sí, también a los hombres, en riesgo es sin duda, una gran iniciativa. Tampoco está mal que haya hombres que entienden la problemática y estén dispuestos a ayudar a mujeres si lo solicitan. Lo que resulta insostenible es que por el afán protagónico masculino se niegue o relativice la especificidad de la violencia de género.

Respecto de los secuestros de mujeres en el metro, los hombres tenemos que entender que no es un secuestro estándar, no es la delincuencia ante la que todos estamos propensos, la modalidad “cálmate mi amor” es una agresión orientada directamente hacia las mujeres. No es contra nosotros, no en esta ocasión.

Al poner el foco de atención en este riesgo para las mujeres no se está olvidando ni negando que los hombres también somos vulnerables, nadie nos está atacando ni invisibilizando. Simplemente los hombres no necesitamos acaparar el protagonismo todo el tiempo, como muchos lo intentan ¡hasta en las marchas de mujeres!; los hombres no debiéramos estar a la defensiva, reconocer que hay una alerta de género en el metro no nos está agrediendo, ¡no es contra nosotros! Atrás de la línea amarilla, por favor.

4T o el regreso al Rancho Grande

Artículo que apareció en el Blog Mente Social de Guido Lara en Animal Político el 7 de Febrero.

Es oficial: la 4T es un proyecto de regreso, no de progreso.

Queridos lectores, antes de que mienten madres o echen porras les invito atentamente a que veamos lo evidente y trascendamos el paradigma Chairos vs Fifís tan polarizante y tan auto destructivo.

La 4T si está siendo transformadora, si esta modificando las estructuras y, en varios sentidos, si es un cambio radical. La pregunta clave es hacia donde nos está llevando ese cambio. La respuesta es clara: Nos lleva del Regreso al Rancho Grande… allá donde vivíamos.

La 4T, en la versión de AMLO, no quiere progresar, quiere regresar. Las señales son muy claras.

Es un regreso al país cerrado y aislado económicamente del mundo. La cancelación del nuevo aeropuerto no es una decisión económica, ni siquiera una demostración de fuerza para ver quien manda, es el símbolo por excelencia de rechazo al futuro y a lo moderno. Cueste lo que cueste el mensaje es claro: ¡al diablo con la modernidad económica!

Es el regreso al presidencialismo imperial donde todo el poder se concentra en la silla del águila y se busca acumular más y más. Es la destrucción de sistemas de pesos y contrapesos. Mayorías en el congreso serviles y acomodaticias, pactos cupulares con empresarios y sindicatos, debilitamiento sistemático de las instituciones autónomas, manoseo y desprecio al poder judicial, creación de clientelas.

Es un regreso al carro completo con la consolidación del PRIMOR como nueva hegemonía.

Es el regreso al arca de toda la fauna política que no importando su trayectoria es bienvenida al proyecto a cambio de su obediencia, cabeza agachada o new bornentusiasmo.

Es el regreso a un estado primigenio donde lo ideal es que solo haya líder y pueblo. Nada más, nadie más.

Es el anhelo de regreso a una arcadia, en la que una vida sencilla, humilde y no corrompida por la civilización no solo es deseable, sino que se busca imponer desde el poder. Es un regreso a lo natural, a lo simple, a lo modesto. A caminar al lado de las palomas en un rincón colonial, en pararse en el borde de la carretera a consumir un rico jugo de piña.

La obsesión con la historia es obsesión con el pasado. Es el deseo de regresar al México de Nosotros los pobres y Ustedes los ricos, en blanco y negro y con cartillas morales con tufo a naftalina.

El regreso a una moralidad de pueblito, donde basta ser bueno, hacer caso a tus papás y a tus abuelos, casarte y no caer nunca en el pecaminoso divorcio que azuza el demonio del neoliberalismo. Lo de trasgenders o la discriminación Inter-seccional dejémoslo para Netflix.

Es el intento del regreso al pensamiento único, al estás conmigo o estás contra mí. Donde todo se perdona menos el disenso. Todo aquel que se atreva recibe instantáneas y fulminantes descalificaciones.

Es un regreso a la vieja noción de que somos un país rico que no necesita crear más riqueza sino simplemente distribuirla mejor.

Es regresarle a la gente humilde el dinero que durante décadas se han clavado los políticos y funcionarios corruptos y sus aliados los traficantes de influencias. Pero este regreso del varo, en transferencias directas de efectivo, becas y pensiones, no sienta bases para un futuro. Es positivo para la gente que vive en la escasez – por eso tiene valía- pero al mismo tiempo los condena a quedarse ahí, estancados.

Es un regreso a una jungla “democratizada” donde si eres “pueblo” se te perdona robar, asesinar, huachicolear, bloquear caminos. Chingarse a los demás ya no es privilegio de pocos, ahora es de todos.

Es un regreso al buscar orden con fuerza y violencia militarizando la seguridad pública, desechando los avances hacia un fortalecimiento institucional de las policías y su vinculación con las comunidades.

Es un regreso al gobierno pobre donde la austeridad republicana (virtuosa y necesaria) ya no es suficiente. Desaparición de instancia y estructuras (CPTM. ProMéxico, estancias infantiles, etc.) sin evaluaciones de costo-beneficio. Cuando el dinero no alcance se podrá ir hacia la pobreza franciscana y de ahí, por qué no, a la huelga de hambre y al fin del gobierno ¿Es la solución matar de hambre al gobierno? No, porque un gobierno pobre es un pobre gobierno.

Es un regreso a muy viejas imágenes del desarrollo. El AMLO historiador está obsesionado con la vida en el porfiriato, no solo con las injusticias sino también con sus metáforas, por eso su mayor obra de “progreso” para la zona maya de nuestro país, es un tren.

Regreso a los sueños de la autosuficiencia (alimentaria, energética, cultural, etc.) por eso propone gastar en refinerías con tal de no importar gasolina del exterior, que sea mal negocio es lo de menos. Mientras el progreso va hacia las energías renovables, el prefiere regresar al pasado.

El regreso a una situación donde los maestros de las escuelas públicas son antes pueblo que maestros y ¿el futuro de los niños? Por ahora regresemos a lo que teníamos y cancelemos la reforma educativa.

El regreso a un gobierno sin técnicos. Castigar y maltratar al personal de confianza de las dependencias, reducir sueldos y recortar prestaciones es la adopción de la cubeta de cangrejos como filosofía para regir los criterios de “carrera” en el servicio público. Eliminar, desincentivar, ahuyentar a las personas mejor preparadas para ejercer funciones públicas debilita al instrumento con el que se pueden llevar a cabo verdaderas transformaciones de futuro.

Es un regreso a un pensamiento pre-científico y pre-económico donde los permisos a la madre tierra suplen a los estudios de impacto ambiental, donde los ahorros implican cancelar encuestas que nos darán información vital para tomar buenas decisiones, donde los proyectos económicos se definen por nobles intenciones y no por análisis de costo-beneficio.

Es importante señalar que hay algunas voces (ej: Tatiana Clouthier) o gestiones de gobierno (ej: Claudia Sheinbaum) que si tienen la mirada hacia adelante y para quienes la anterior descripción es injusta y no coincide. Pero lamentablemente son excepciones a la regla.

La 4T obtuvo un triunfo contundente en las urnas y es fundamental entender la emoción fundamental que animó esa marejada. Los sentimientos de hartazgo, ira, coraje e impotencia se volcaron en las casillas y se castigo severamente al “PRIAN”. Los lectores voltearon a ver al único líder y opción política que siempre se opuso a lo que había y como lo que había no gustaba, ganó fácil y caminando.

La 4T sigue conectando con grandes sectores de la población y lo seguirá haciendo por mucho tiempo porque satisface la necesidad emocional de revancha y ajuste de cuentas. Algo así como “para que vean lo que se siente”.

Ante tantos agravios, injusticias, discriminaciones, abusos históricos para millones de personas es fácil mantener viva la hoguera del resentimiento, mientras las llamas y el humo nublan la vista e impiden ver la destrucción de los pilares que darían base a un mejor futuro.

Lamentablemente este resentimiento de las grandes mayorías, real, justificado y comprensible no nos está dejando ver hacia donde vamos. Ninguna sociedad moderna puede ni debe echarse a los brazos de ningún líder, ni abdicar de su autonomía para dejarse llevar a donde no debemos ni queremos ir.

A este paso, la 4T nos puede llevar directito y sin escalas al rancho de López Obrador.

¿Por qué hay enojo tras el comercial de Gillette?

Artículo que apareció en el Blog de LEXIA en Animal Político el 29 de Enero.

Por: Montserrat Chávez (@MontseChavez129)

Hace unos días, Gillette estuvo en boca de todos por el impacto que ocasionó su comercial “We Believe: The best men can be”; por un lado se encuentran quienes lo han criticado y se han molestado con la marca por percibir que está generalizando el comportamiento del hombre o simplemente por sentir que intenta decir cómo es que hay que comportarse,  mientras que por otro lado se encuentran quienes lo aplauden por promover a la reflexión e incentivar a un cambio.

Probablemente pudo haber un camino diferente para abordar el tema y así evitar que hubiera tantas reacciones negativas, pero lo que es un hecho es que hoy en día la sociedad se encuentra en un estado de hipersensibilidad ante el mismo, pues se ha crecido y vivido con un concepto de masculinidad en el que ciertos comportamientos se han normalizado e incluso justificado; entonces, para algunos el comercial atenta contra dicho concepto, reflejando su molestia en redes sociales.

Pero ¿por qué el comercial provocó estas reacciones? Como dice el refrán, “La verdad no peca, pero como incomoda”, es decir, sin importar si los practican o no, seguramente hay conciencia de que ciertos comportamientos no son correctos, sin embargo, son considerados como parte del género. Entonces, que una marca reconocida, de la que probablemente se consuma alguno o varios de sus productos lance un comercial en el que su objetivo es mostrar que esos comportamientos son incorrectos y que se debe trabajar en cambiarlos, les resulta un tanto agresivo. Está claro que se iban a molestar, a nadie le gusta que le digan lo que está mal y mucho menos lo que deberían hacer.

Y es que, si nos ponemos a pensar, como sociedad se ha contribuido a construir la percepción de que ciertos comportamientos “masculinos” son “algo normal”. Como ejemplo están los chiflidos, las miradas lascivas o los “piropos”, los cuales llegan a estar justificados porque tanto hombres como mujeres han relacionado este actuar con la forma de vestir o la zona por la que se transita, orillando a que quien lo padece opte por cambiar hábitos, como el tipo de vestimenta que debe utilizar o limitarse a ciertas actividades; es decir, el cambio se ha generado en quien ha sido objeto de estas acciones y no en quien lo practica, teniendo como consecuencia que este problema continúe y crezca.

Como este ejemplo hay otros en los que hace falta reflexionar (tanto hombres como mujeres), comprender que, aunque existan comportamientos o maneras de pensar que nos parezcan chistosos, inofensivos o normales, pueden tener un impacto negativo a nivel social y tenemos que saber frenarlos a tiempo para poder generar un verdadero cambio.

Desde mi punto de vista no solo el comercial de Gillette promueve a la reflexión, también lo hacen las reacciones y los comentarios negativos, pues nos demuestran que aún hay mucho trabajo por hacer para generar un verdadero cambio.

Mientras debaten en las redes si el comercial fue acertado o no, muchas como yo, nos resistimos todos los días a cambiar de ruta o de forma de vestir aunque tengamos que soportar esas frases que tan graciosas le resultan a tantos, convencidas de que iniciativas como esta, y muchas otras, vayan erosionando esas prácticas que tanto nos violentan, hasta que un día, nos sorprenda solo escuchar el sonido de los carros al pasar.


LEXIA Media Partners de Advertising Week LATAM

LEXIA  es un coorganizador del evento. Fuimos invitados a participar en Nueva York donde Guido y Claudio dieron ponencias. Y ahora hemos colaborado en la inclusión de las asociaciones de investigación (AMAI) y en las de publicidad (AMAP) y sus miembros en el evento.

Además hemos desarrollado dos paneles para impulsar cambios sociales relevantes en México como lo son brindarles derechos y reconocimiento a las trabajadoras domésticas y el contribuir a que desde la publicidad seamos conscientes de sesgos racistas que debemos evitar. LEXIA  tiene un compromiso claro con la diversidad y la inclusión. Estos dos paneles fueron curados y concebidos por Adriana Arizpe quien está en nuestras oficinas de Washington y van a ser conducidos por dos de nuestras socias (Yola y Aline) –ojo team revisen el programa de paneles y conferencias. En nuestras redes sociales impulsaremos el hashtag #Humanízate (Recordemos que LEXIA pone a lo humano en el centro).

Ahora también estaremos presentes con participaciones de Claudio, en diversas mesas. Su ponencia magistral será Nuevas audiencias y Nuevas narrativas y en la mesa de la AMAP va a presentar el análisis de la publicidad efectiva que realizó Guido quien lamentablemente no pudo asistir en esta ocasión al evento

En LEXIA consideramos fundamental el intercambio de opiniones y experiencias para mejorar nuestra industria de marketing y comunicación y por eso somos muy activos y participativos.