Uno de nuestros principales orgullos en LEXIA es el haber liderado, orquestado y aterrizado el proyecto de Marca País. En sus inicios la idea era tan ambiciosa como necesaria: Articular y dar sentido estratégico a todas las acciones que buscaban atraer los beneficios de la globalización a México y su gente. Exportaciones, Radicación de empresas, Turismo, Inversión extranjera directa, intercambios culturales y educativos, influencia internacional.

La solidez del trabajo y su fundamentación en los pilares que distinguen a lo mexicano han permitido a esta identidad gráfica superar ya dos cambios sexenales (que son el equivalente a dos huracanes Gilberto y Paulina). Lo cual no es cosa fácil en la tierra del “borrón y cuenta nueva”.

Para decantar la esencia de lo mexicano llevamos a cabo una serie de entrevistas de Visión Experta con destacados mexicanos y mexicanas intelectuales, artistas, científicos, empresarios, publicistas, analistas financieros y demás líderes de pensamiento para identificar la fortaleza de lo que nos hace únicos en el mundo.
Al mismo tiempo realizábamos sesiones de grupo abiertas y no directivas (Open Group) con miembros destacados de las comunidades estadounidense, china, japonesa, alemana, francesa, brasileña y española con el único requisito de que hubieran vivido más de dos años en México. Imagínense lo valioso que fue escudriñar nuestros rasgos esenciales a través de los lentes de personalidades extranjeras que habían experimentado de primera mano “el producto nacional” percibido a la luz del filtro de su propia cultura originaria.

El resultado de estas indagaciones aterrizó en un esquema de esencia de marca en la que convivían los elementos tradicionales y modernos de lo mexicano. Es importante señalar que fue más fácil identificar y caracterizar los elementos de lo tradicional que de lo moderno, primera pista que nos señalaba el gran reto de equilibrar nuestro orgullo por el pasado con nuestras aspiraciones futuras.

Historias de éxito