El primer estudio que hicimos para Barcel fue la evaluación de su página web, con nuestra herramienta Online Experience®; y para Ricolino, el ADN de Paleta Payaso, marca fundamental para los niños mexicanos (y no tan niños). Ambos por ahí del 2008. Desde ese momento hasta ahora se han sucedido una gran de cantidad de interesantes retos a los que nos hemos enfrentado con todas sus marcas.

Estudios de todo tipo, consultoría constante, un verdadero equipo de trabajo conformado por el equipo interno de Barcel y Ricolino, sus agencias de Publicidad, Empaques y Medios, y LEXIA, que ha dado frutos muy interesantes. No hay proyecto menor, pero siempre están aquellos que te marcan, ya sea por lo bonito de su proceso, por lo difícil de abordar o por los resultados tan exitosos que ayudan a generar. Y entre ellos, cabe destacar unos cuantos, de los que nos sentimos realmente orgullosos de haber participado.

  • El reposicionamiento de Chips: vimos y vivimos la transformación de una marca considerada “vieja y chafa” a la marca de papas de calidad, artesanal, gourmet y con onda que es ahora.
  • Los ADN y elasticidades de las marcas icónicas de Ricolino: Paleta Payaso, Panditas, Kranky, Chocoretas, Dulcigomas, Gomilocas, Frutigomas, Moritas, Pecositas… ; y de Barcel: Chip’s, Runners, Hot Nuts, Takis, Pop, Golden Nuts, Ondas, Big Mix…
  • La internacionalización de la marca estrella de Barcel: Takis (en USA, Centroamérica, Colombia y Canadá).
  • El descubrimiento del mundo de Dulces Vero.
  • El estudio del mundo del chocolate y la re-significación de las prácticas de cultura popular.

Vivimos juntos la instauración del Código PABI, las restricciones gubernamentales en comida calórica en las escuelas, y con ello la búsqueda de innovación en productos más saludables, con menos azúcar, los movimientos de target a públicos adolescentes de marcas históricamente infantiles. En fin, toda una aventura social y de consumo que hemos sido inmensamente felices de compartir con unas de las marcas más importantes del país.

Historias de éxito