De la Torre de Babel a los emojis

* Este texto se publicó originalmente el 5 de Junio del 2018 en El Blog de LEXIA de Animal Político.

 

El lenguaje ha creado al hombre más que el hombre al lenguaje”.

Jacques L. Monod

 Por: Mónica Madrigal (@Monmao) 

No es nada nuevo que nuestra forma de comunicación evoluciona constantemente, del correo tradicional al correo electrónico o de los SMS a los mensajes instantáneos tipo WhatsApp, Telegram, Hangouts, etc.

Este tipo de comunicación se está convirtiendo en el más común y más si pensamos que en México al menos 71.5 millones de mexicanos están conectados a internet y la penetración del smartphone va en aumento, haciendo que las personas estén conectadas durante todo el día y que la actividad más realizada en este contexto es la comunicación con los contactos (62 %).

¿Qué pasa con esta comunicación instantánea, breve y constante?

Es un intercambio de información, ideas, mensajes que van y vienen en todo momento y que, en algunas ocasiones, están expuestos a malentendidos o problemas por la falta de una decodificación correcta del mensaje.

En la comunicación tradicional, cara a cara o incluso en la telefónica, tenemos a la mano elementos que nos permiten esta decodificación del mensaje y de las emociones, sea el tono de voz, los gestos, o por medio de comunicación no verbal, pero cuando se trata de comunicación textual la comprensión se complica.

Para aliviar esta falta de expresión, en un principio se empezó a hacer uso de “emoticones” que apoyaban los mensajes por medio de los símbolos del teclado, tales como  : )  : (, etc., pero llegó a haber algunos tan elaborados, que implicaban mucho tiempo y resultaba algo tal vez más complejo que la emoción misma, por lo que la llegada de los Emojis a nuestras vidas, fue un respiro para la confusión textual.

Estos Emojis (‘e’ que significa ‘imagen’ y ‘moji’ que significa ‘letra’ o ‘caracter’) fueron creados por Kurita Shigetaka en 1999 como un encargo a la empresa en la que trabajaba en ese momento (NTT DoCoMo), con el fin de facilitar la comunicación de los usuarios I-Mode, que era el primer sistema de internet móvil en el mundo.

Kurita Shigetaka diseñó una serie de iconos tomando como fuente de inspiración en el manga los caracteres chinos (kanjis) y las señales de tráfico. Buscó símbolos que evocaran pensamientos o emociones de manera inmediata sin ser susceptibles de gustar o no gustar a los usuarios.

Kurita tuvo que diseñar una serie completa de 176 imágenes de 12×12 píxeles que abarcasen todas las emociones humanas

Por aquel entonces los mensajes estaban limitados a 140 caracteres y su costo era unitario, por lo que los usuarios se lo pensaban muy bien a la hora de enviar un SMS a otra persona. Los iconos resolvían dos problemas: que solo ocupaban un espacio en los mensajes limitados a 140 caracteres y eran muy expresivos.

DoCoMo no logró registrar con copyright las imágenes y las empresas empezaron a copiar la idea y desarrollaron sus propios Emoji, lo cual generó una mezcla de caracteres diversos e incompatibles entre los modelos de teléfono de los distintos fabricantes. Sin embargo, con el lanzamiento del iPhone y la inclusión de los Emoji en el teclado, estos símbolos se internacionalizaron y estandarizaron, y fueron adoptados por todos los fabricantes de smartphones.

Actualmente la institución que estandariza el uso de los emojis es Consorcio Unicode, que tiene alrededor de 1800 emojis avalados (hasta ahora), tratándolos de igual forma a los ideogramas o símbolos de cualquier otro idioma. (Entre los miembros de esta organización está Apple, Facebook, Oracle, Google, SAP, IBM, Microsoft, Netflix, etc.).

¿Pero por qué son tan relevantes?

Emocionalidad y decodificación

Los emojis han dotado de emoción y sentido a la comunicación digital, logrando una decodificación adecuada e imprimiendo de “humanidad” a la comunicación por medio de dispositivos electrónicos.

(Antes de los emojis, a todos nos sucedió el confundir la intención de un mensaje y tener un problema sin ningún fundamento).

Universalidad

Aunque no todos los emojis son reconocidos en todos los lugares y pueden tener diversas interpretaciones, los emojis de las emociones y elementos básicos son reconocidos en cualquier lugar del mundo, tal es el caso de la alegría, la tristeza, el enfado, la risa, el amor, etc. (por ejemplo, se pueden encontrar muchos emojis específicos de la cultura japonesa que son desconocidos para cualquier persona ajena a esa cultura).

“El lenguaje de los emojis articula sentimientos de una manera universal, transforma una frase simple, y provoca respuestas más fuertes y más variadas en una conversación en línea”.

Practicidad

Representan una forma rápida de expresar una idea, sin tener que profundizar o escribir muchas palabras.

Ha llegado a tal nivel el impacto de los emojis, que en 2015 fue la primera vez que el diccionario de Oxford agregó un ideograma como palabra del año (sí, aunque no sea palabra) debido a que, durante ese año, fue el ideograma más usado en el mundo. Este ideograma es oficialmente llamado: “cara con lágrimas de felicidad” (que, actualmente sigue siendo el más usado en el mundo).

Y como si fuera poco cuando el iPhone X hizo su debut oficial, el foco estuvo puesto en su sistema de reconocimiento facial: 30.000 puntos de rayos infrarrojos disparados sobre la cara del usuario para reconstruirla de forma tridimensional y funcionar luego como “clave de identificación”.

El atractivo se centró en un derivado de esa tecnología: los “animojis”, o sea “emojis” animados. Sobre la base de los datos obtenidos mediante reconocimiento facial, este teléfono genera figuras capaces de imitar a la perfección los gestos del usuario. ‘Emojis’ a medida, literalmente, dando un paso más allá de la emoción por medio de un pictograma, un pictograma personalizado, con el que me identifico y con el que puedo mostrar mis emociones a los demás.

 

Para no parar en mostrar el impacto de estas pequeñas imágenes que usamos todos los días, 20 años después y convertidos en una nueva forma de comunicación, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) ha decidido recuperarlos y exhibirlos en la colección permanente de sus instalaciones. Paola Antonelli, comisaria del MoMA: “Desde 1929, la misión del MoMA ha sido mostrar y recoger el arte y diseño de nuestro tiempo”.

  

 La nota curiosa 

Algo importante de resaltar después de hacer notar lo importante que son los Emojis en nuestras vidas, es que una sola organización (UNICODE) es la encargada de decidir qué Emojis se aprueban cada año para ser usados a nivel mundial, y año con año reciben solicitudes de ideas con el fin de incluir algunos emojis a la colección. Tal es el caso de Escocia, que no contaba con bandera en 2014 y logró un poco más tarde la aprobación, o Taco Bell que metió la solicitud que registrar el taco (según su idea de taco) y fue aprobada, lo cual hace un poco injusto para los mexicanos, dado que cada que queramos expresarnos con un taco, o decir “vamos por unos tacos” , nos vemos obligados a utilizar el Emoji que registró Taco Bell, y que no tiene nada que ver con un taco verdadero.

Claro está que no se pueden registrar marcas o personas de la vida real, pero ¿Qué pasa cuando una marca registra el producto y nos quedamos sin taco verdadero..? Al final, es un tema pensar que esta forma de expresión depende de la aprobación de unos cuantos…

Una amiga me decía que hace falta un Emoji de mariachi y mi esposo quería contarme que comía pozole y no encontró Emoji para mandarlo… ¿Será que podamos mandar una solicitud antes de que alguien ponga un plato con arroz y diga que es un pozole?

Mandaré esa reflexión al vacío…

En fin, seguiremos en este mundo en el que el lenguaje evoluciona constantemente y tendremos que adaptarnos, ya sea como individuos o como marcas, porque la tecnología va avanzando a pasos agigantados, y sea el lenguaje, la comunicación, el consumo o las emociones… la cuestión es: adaptarse o morir. (Y la adaptación resulta bastante divertida).

¡Gracias!