El nuevo e inesperado orden social.

Por Carlos Sierra
(@CarlosSierraOZ)

Una nueva amenaza se acercaba, pero esta vez todos la veían venir y nadie (¿pudo? ¿quiso?) hacer algo al respecto. La realidad nos alcanzó y el presidente número 45 en la historia de los Estados Unidos de América está aquí para acabar con todo vestigio de integración y progreso global.

El pasado 6 de mayo[1] inició la primera gira internacional del mandatario estadounidense Donald J. Trump (“Donnie”, “The Donald”, #MAGA) que lo llevaría al medio oeste (Arabia Saudita, Israel) para después reunirse con el resto de los líderes del mundo en el G7 y la OTAN. Se trataba de su primera salida justo en medio de un intenso escrutinio por sus lazos con el gobierno ruso y su sospechosa decisión de remover al titular del FBI para entorpecer las investigaciones a las que está sujeto.

En el resto del mundo se tomó distancia, es un loco, pero un loco con el que tienen que lidiar en Estados Unidos; en el particular caso de México, nos hemos vuelto su principal medio para canalizar todo el enojo y frustración de su gente: los violadores, los traficantes[2], los delincuentes en general. Nosotros que enviamos a los bad hombres para acabar con la ciudad brillante sobre colina[3] de la que hablaba Ronald Reagan.

Solo en estas últimas semanas The Donald logró: una venta multimillonaria de armas a Arabia Saudita, sabotear la reunión del G7 donde no se alcanzó ningún acuerdo alrededor de la crisis humanitaria (los refugiados) y apenas (a regañadientes) se pudo concretar el mantener las sanciones a Rusia por su actuar sobre Ucrania. En la OTAN no le fue mejor, empujó al titular de Montenegro por un mero afán de protagonismo y “accidentalmente” sacó a la canciller alemana Angela Merkel de la foto oficial… todo esto sin meternos en lo que se medio pudo discutir a puerta cerrada.
El papa resume bien el sentimiento general

Al momento de escribir estas líneas, Trump ha anunciado que su país se retira del acuerdo de París por el cambio climático, dejando al más grande compromiso global en la materia sin el liderazgo estadounidense[5]… más lo que se acumule en las próximas semanas.

El economista griego Yaris Varoufakis en su libro El Minotauro Global[6] cuenta como la restauración de la Alemania post WWII fue uno de los proyectos más importantes de EUA para lograr establecer su influencia y dominio en occidente. Por ello sorprende las declaraciones de Merkel donde asegura que a Europa no le queda más que ver por si misma pues no se puede confiar en (la administración actual de) Estados Unidos. ¡OUCH!

Este parece ser el nuevo orden mundial: EUA y Rusia son mejores amigos, Europa está sola y dividiéndose además de que México es la gran victima… ¿tanto pudo (des)hacer el infantil inquilino de la Casa Blanca? Esta avalancha lo que está generando es preocupación y miedo.

 

El temor inmoviliza

A toda reacción le corresponde una reacción, y en este nuevo orden la constante ha sido la necesidad de tomar responsabilidades, desde México hasta Alemania la reflexión gira entorno a ser proactivos ante el adversario, frente al bully, el saboteador.

La administración de Trump ha pintado un futuro más opaco y lleno de incertidumbre y esto no es bueno para el negocio, cuando las personas tienen miedo, evitan el gasto, invierten menos. La gran oportunidad es demostrarles a las personas que pueden sentirse empoderadas, resilientes ante la adversidad.

Los consumidores pueden estar ansiosos, enojados o preocupados, con una enorme necesidad de sentirse mejor, aquí es importante que las marcas tengan la capacidad de darles certeza comunicando que están de su lado, que son aliadas, empáticas con su sentir.

Vale preguntar: ¿Qué está haciendo tu marca para hacer sentir mejor o más tranquilo a tu consumidor? ¿Qué mensajes estás comunicando que fortalezcan la relación con las personas, pero también consigo mismas y el entorno?

Quizá piensas que “eso es asunto de políticos”, pero es la cotidianidad de tus clientes. Recuerda que todos lo veían venir y nadie (¿pudo? ¿quiso?) hacer algo al respecto. ¿Qué harás tú?

Fuentes y notas

[1] http://edition.cnn.com/2017/05/04/opinions/trumps-selective-world-tour-opinion-ghitis/index.html
Sin embargo, las últimas semanas han probado ser un reality check, un despertar para todos los que pensaban que el presidente Trump no sería como Donnie el candidato: radical, insensible, intransigente… ¡Sorpresa![4]

[2] https://www.youtube.com/watch?v=uo-7ISmwAi0

[3] http://www.sourcewatch.org/index.php/America_is_a_shining_city_upon_a_hill#cite_note-1

[4] http://www.independent.co.uk/news/world/americas/donald-trump-big-foreign-trip-us-president-emmanuel-macron-handshake-montenegro-shove-g7-summit-nato-a7762881.html#gallery

[5] http://www.animalpolitico.com/2017/06/trump-cambio-climatico-paris/

[6] Varoufakis, Yaris. (2015). El Minotauro Global. Ed. Critica.