Guido Lara analiza lo acontecido en las elecciones intermedias

Nuestro CEO, Guido Lara, fue parte del programa especial “El Desafío Trump” en El Financiero Bloomberg donde junto a un grupo de especialistas analizaron lo acontecido en la elecciones intermedias de Estados Unidos. 

Hace dos años estábamos muy sorprendidos con los resultados, hoy no estamos tan sorprendidos no se están viendo muchas modificaciones a las tendencias.

Las tendencias ya pintan a que será una cámara de representantes retomada por los demócratas y un senado del lado republicano, no estamos viendo sorpresas.

Vemos una sociedad compleja donde se vota diferenciado que ha sido capaz de sostener un embate a las instituciones por parte de Donald Trump.

Trump vino de deshacer el estilo de juego, vemos un país que ha sorteado, manejado y capitalizado las energías sociales gracias a esta gran democracia que tienen.

El gran divisor en jefe que es Donald Trump, ha logrado polarizar al país, Estados Unidos está dividido.

El espacio común para construir juntos se está quedando corto, este choque de fuerzas tectónicas está dando un resultado ligeramente más favorable a los demócratas.

Trump ya despertó una serie de pasiones bajas contra las minorías, ya están afuera. Tenemos un país dividido.

Es la primera derrota del invencible Trump, es un tipo que detesta perder.

Será interesante ver cómo reacciona, nunca había cambiado su discurso porque la ganaba todas. Es un tipo que detesta perder.

Los demócratas son una galaxia de voces distantes y van a necesitar un candidato poderosísimo que logre contener con una fuerza como Trump.

Lo importante del candidato es el carisma, el personaje y hacer buenas campañas que tengan buenas historias.

El único común denominador de los candidatos demócratas que están triunfando, es que tienen carisma, gran personalidad y una historia que los respalda, entusiasma e inspira.

Estamos viendo que estas no son elecciones de razón, son elecciones de emociones.

Trump está solido como una roca, su base es de titanio y bastará un descuido de los demócratas para una reelección.

Donde se está haciendo el gran cambio en esta elección es en el Congreso, se abren los espacios para que se investigue a Trump.

Viene un nuevo escenario, Trump estaba acostumbrado a tener de oposición a los medios, pero ahora estará en el Capitolio y Washington.

Después de dos años de ver a un presidente ir contra los medios, instituciones, generando el odio y que el resultado sea que se le

Es ambigua la victoria de los demócratas, hay una fuerza política muy disruptiva para sí mismos, para sus vecinos y para el mundo. Solo arrancó medianamente la cámara de representantes.

Trump es un hombre que cree en las apuestas, seguramente vamos a ver jugadas audaces, eso es preocupante por el poder que tiene.