Guido Lara y Claudio Flores parte de la Segunda Jornada de Reflexión. Frente a la Crítica

Así lo afirmaron representantes de diferentes casas encuestadoras durante la ‘Segunda Jornada de Reflexión. Frente a la Crítica’, evento organizado por el Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CeX) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Para Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky, dijo que durante las campañas hay dos discursos: el del antisistema, que busca provocar coraje; y el anti antisistema, que enarbola como elemento primordial el miedo.

“Mientras el antisistema trabaja en el pasado, en la pérdida, el coraje por las pérdidas pasadas; el anti antisistema lo hace con el miedo a las pérdidas futuras. El asunto de los dos sentimientos a los que serán enfrentados el próximo año es: ¿ganará el coraje o el miedo?

Alertó por la polarización que será la tónica de las campañas políticas, pues al final, el candidato triunfador deberá hacer una reconstrucción social.

“No compren el discurso de los estrategas; el próximo año no es de políticos, es de estrategas y los políticos obedecen. Los estrategas quieren polarizarnos, hacernos sentir que somos diferentes y somos enemigos, no compremos ese pleito. El año que entra entre el coraje y el miedo nos van a traer todo el día, son los sentimientos que operarán para el 2018”.

Gabriela de la Riva, fundadora de De la Riva Group, manifestó el sistema límbico está moviendo a los mexicanos de manera espontánea, en especial el coraje contra la corrupción, la falta de justicia, la inseguridad, la impunidad. “Creo que últimamente lo que está moviendo a los mexicanos es el hartazgo”.

Agregó: “Estamos ante unas elecciones difíciles, ante un año complicado, porque sea quien sea no vamos a creer que ganó, siempre quedará la duda”; y señaló que el resultado de las negociaciones del TLC y la participación de México en la Copa del Mundo son dos temas que se deben tomar en cuenta.

Elección de dos… o un puntero invencible

Para Luis Woldenberg, investigador, estratega y fundador de NODO, analizando las últimas dos elecciones presidenciales, habrá tres candidatos punteros, con el tercero cediendo el terreno al final, por lo que tendremos, otra vez, una carrera entre dos personajes.

“Lo que vamos a tener en a recta final es que se va a polarizar a la sociedad en dos opciones y seguramente el resultado será muy apretado”. Enfatizó que el voto útil aparecerá en la recta final del proceso.

Cómo lo hiciera Roy Campos, Woldenberg alerta sobre el efecto residual de las campañas: “si la gente ya estaba muy molesta, (había) una falta de credibilidad, campañas que no gustan, mensajes escasos, pues el efecto residual que estará dejando cualquier campaña es bastante negativa”.

A diferencia de Luis, Rodrigo Galván de las Heras, director general de De las Heras Demotecnia, ve un escenario diferente: con un candidato presidencial sin rivales que gana con amplio margen, pues “todo va a girar alrededor de la percepción de triunfo”.

Esta percepción de triunfo de activa cuando se cree que un candidato no puede ser derrotado por sus oponentes, es decir, el puntero no tiene rival que pueda disputarle la victoria. Entonces se evita salir a sufragar “porque nadie vota por un perdedor a menos que le paguen”.

Puso como ejemplos la elección de Miguel Ángel Mancera al frente del Gobierno de la Ciudad de México, quién ganó con más del 63% de la votación; y a Eruviel en 2011, como gobernador del Edomex, con más de 62% de los votos.

En estos casos, los rivales de los dos vencedores nunca convencieron al electorado que podrían derrotar a quienes desde un principio fueron percibidos como ganadores.

Cuestionado sobre el más reciente caso en territorio mexiquense, con la victoria del PRI con Alfredo del Mazo, y el impacto que tendrá en la presidencial de 2018, lanzó un escenario posible.

“Veo un escenario con un solo puntero, no dos, (a partir de que) nadie pueda convencer (a los electores), ni el PRI ni el Frente Amplio, que pueden ganarle a Andrés Manuel; y si eso ocurriera, vería más una elección con diferencias grandes que una más cerrada hacia el final”.

Refirió que además del coraje y el miedo como elementos clave en la elección, porque históricamente se ha echado mano de estos dos sentimientos, las encuestas también tendrán un papel relevante para movilizar a los votantes, porque mostrarán percepciones de triunfo.

¿Qué hacer con el hartazgo?

Para  Luis Osvaldo Valle, director general de Con Estadística, dijo que se habla mucho sobre la frustración, enojo y hartazgo de los ciudadanos, pero poco se dice de la responsabilidad que éstos también tienen.

“Siento que traemos una parte de culpa de fondo y lo vemos en cómo se participa en redes sociales, con mucho odio, enojo, sarcasmo (memes).

Creo que es una forma de justificar, porque en el fondo también sabemos que tenemos parte de culpa que las cosas vayas mal, es mucho más fácil culpar a los políticos, y sí, tienen razón, pero como sociedad no somos tan reflexivos en la parte que nos toca”.

Dijo que algún candidato debería aprovechar esta característica para mover ese sentimiento de culpa hacia lo positivo, es decir, hacer un llamado y construir una campaña desde este ángulo.

Dato

Tres claves para elegir una encuesta:

  1. Que esté publicada un mes antes de la elección.
  2. Tiene que haberse realizado las entrevistas en vivienda.
  3. Revisar la historia y relevancia de la casa encuestadora.