iPhone X/8, la continuidad del objeto del deseo

Por Alejandro Avendaño.

* Este texto se publicó originalmente el 17 de Octubre del 2017 en El blog de LEXIA en Animal Político.

El nuevo Iphone enfrentará un contexto difícil y vulnerable del consumidor mexicano, que por el momento se concentra en la reconstrucción más que en la obtención.

Como hace 10 años, Apple vuelve a posicionarse como el referente en las narrativas de innovación y tecnología. Con la frase “el futuro está aquí” el nuevo iPhone X y iPhone 8 vuelven a otorgarle a la marca el apelativo de objeto del deseo. Sin embargo, en México el contexto ha cambiado radicalmente después de los lamentables sucesos del sismo del pasado 19 de septiembre que afectó a distintas regiones.

Los usuarios se encuentran sensibles y reflexivos sobre la dinámica que van a seguir después de este suceso, apelando a un sentido de ahorro y precaución ante imprevistos o bien a la intensión de disfrutar y darse gustos ante la vulnerabilidad que se vivió y sigue latente. Los discursos comerciales deben entender muy bien esto.

Realidad aumentada, reconocimiento facial y grabación de video 4K son algunos de los elementos de esta nueva propuesta en smartphones, con los que Apple retoma la filosofía innovadora de Steve Jobs y las bases de su identidad de marca. Esto muestra la importancia que tiene para las marcas apropiarse de territorios y ofrecer a los usuarios nuevas experiencias para hacer frente a una fuerte competencia en el mercado, donde Samsung y Huawei han figurado notablemente en el último año.

Pero hay otros sectores que deben ocuparse, ya que Apple complementa su oferta con las nuevas versiones de Apple Watch que incursiona en ámbitos de salud al contar con un monitor cardíaco (para medir niveles de azúcar y patrones de arritmias). Además, Apple TV que impulsa de lleno el contenido streaming en ultra HD, con una variedad de contenidos atractivos a partir de películas y eventos deportivos en vivo.

Apple muestra que las formas de convivencia con la tecnología exigen cambios significativos y se apodera de formatos como el “4K” que hasta el momento se vinculaba solo con televisores y reproductores de video, así como la simplificación de alternativas como la “realidad virtual” donde suprime el dispositivo externo (Samsung Gear) y lo integra como parte del avance tecnológico del equipo. Esto representa el gran valor de la marca que sabe manejar una sólida narrativa vinculada siempre con el futuro, con la capacidad que tiene el usuario de crear y expresarse con todos los sentidos, aún si esto es a partir de un aparato.

En LEXIA analizamos estos casos y las narrativas tan relevantes que impactan en el sentido económico y social, ya que el nuevo iPhone se ha vuelto nuevamente el objeto de deseo y en México no es la excepción.

Las compañías telefónicas y en especial Telcel y AT&T ya iniciaron con su esquema de oferta, que oscilan entre $ 19,500 y $ 21,000 pesos por el equipo de contado o planes a 24 meses que aumentan el costo significativamente. Este es un elemento muy importante que considerar, ya que a pesar de generar interés por obtener este nuevo dispositivo, la situación económica del país presenta diferencias significativas donde al parecer sólo un pequeño sector podría acceder a este dispositivo de inmediato. El 3.9 % de los hogares del país tienen un ingreso promedio de $ 80,000 pesos (NSE AB), mientras que un 32 % aproximadamente tiene ingresos promedio entre $ 15,000 y $ 32,000 pesos (NSE C+, C, C-) y son los que resultaron más afectados por el sismo y se encuentran en este contexto de mayor sensibilidad. (fuente aquí).

Apple retoma el protagonismo cambiando nuevamente el enfoque del smartphone, retoma las bases de sus inicios al honrar la memoria de Steve Jobs y fortalece una identidad que permite la continuidad del objeto del deseo, pero un objeto que enfrentará un contexto difícil y vulnerable del consumidor mexicano, que por el momento se concentra en la reconstrucción más que en la obtención.