Fenómeno Social del Mes – Los feminismos, deseos de transformación del mundo.

Los feminismos, deseos de transformación del mundo.

Por Adrián López

2017 fue un año convulso, lleno de rupturas y acontecimientos como el 19S. Sin embargo, durante ya hace algunos años se hace de manifiesto la voz de las mujeres no sólo en México sino en todo el mundo. Es una voz que enuncia y denuncia, desea hacer visible el abuso de poder de la cultura machista que ha dominado gran parte de Occidente: por mencionar algunos casos asociados a su abuso y crueldad, se encuentran los feminicidios constantes en México – caso Lesvy y Mara – y el caso de la violación tumultuaria de “La manada” a una mujer joven en la fiesta de Sanfermín en España.

Si en 2017 ya se instituía la voz femenina en la sociedad, arrancamos el 2018 con la fuerza de sus acciones como lo ejemplifica el movimiento #MeToo y su contra respuesta francesa. El movimiento #Metoo emerge de un grupo privilegiado – las actrices de Hollywood- denunciando el abuso de poder y condicionantes de renombrados miembros de la elite hollywoodense para entrar en dicho ramo creativo. La revista Time eligió como persona del año a las personas que rompieron el silencio en 2017.

Por el lado francés se generó un manifiesto el cuál señalaba que el movimiento #Me too favorece la victimización de las mujeres, exalta cierto puritanismo y coloca a los hombres en una posición de criminales, causando una caza de brujas. Sin embargo las críticas al manifiesto francés ponen de relieve que no pone en contexto lo que ocurre en Hollywood y otras latitudes, donde se habla no de un ligue torpe sino de una violencia real y de un encuentro demasiado abierto y perturbador como lo expresan las denuncias a Harvey Weinstein u otro tipo de violencias machistas como “La Manada”.

Más allá de entrar en los detalles de la discusión entre movimientos feministas – cuestión que excede mi conocimiento-  lo que se quiere apuntar, es que las mujeres se encuentran posicionando lo que realmente hay que pensar y problematizar como sociedad:

  • Las relaciones de poder que establecemos entre el género humano y en el fondo la cuestión sobre la comunidad ¿Cómo vivir “en paz” juntos en este mundo?
  • La violencia machista como freno a la transformación de mentalidades y sistemas de valores.
  • El papel de las mujeres en la vida productiva y las nuevas formas de trabajo. El movimiento #Metoo tiene un trasfondo laboral y de dominio de la fuerza creativa y productiva masculina.
  • Una sociedad basada en valores y afectos patriarcales – fuerza, competencia, agresividad – que pugna por nuevos valores y afectos – cooperación, empatía, ternura –

¿Y la voz masculina? Pareciera que los hombres se mantienen estupefactos ante la realidad visibilizada por las mujeres, abriéndose una serie de cuestiones que empujan a los “hombres” a replantear su posición ética y estética ante los otros sexos.

Ética por exigirle un examen profundo de su visión del mundo y la forma de valorizarlo y sobre todo por hacerse las preguntas imposibles según el psicoanálisis de Freud y Lacan ¿Qué es para mi una mujer? ¿Qué desea una mujer? Estética porque se cuestiona su forma de sentir y de concebir el erotismo ¿Qué hacer con lo que siento? ¿Cómo hacer el amor? ¿Una sexualidad desconectada del abuso de poder?

Así es que más que un fenómeno social – algo que aparece y desaparece- los feminismos y sus propuestas para transformar el mundo constituyen un acontecimiento -una singularidad que emerge para proponer algo nuevo – que no sólo determina la agenda del mes, sino el rumbo del futuro: la convivencia entre seres humanos ¿Cómo vivir juntos en las condiciones actuales de la época? #Metoo deseo transformar el mundo, #Metoo deseo la equidad.