#AnálisisPolítico sobre Aprobación Presidencial en el Heraldo.

En el programa Análisis Político de Maximiliano Espejel, se realizó una mesa de análisis sobre la aprobación de Andrés Manuel López Obrador a más de 6 meses de haber tomado posesión.

La mesa estuvo conformada por nuestro VP, Claudio Flores Thomas, Luis Rodolfo Oropeza y Benjamín Salmón. 

El ejercicio del poder desgasta y es natural que el presidente que ganó una elección tenga grandes niveles de popularidad y después baja. También venimos de un presidente con una tasa de aprobación muy baja.

En América Latina es normal encontrar presidentes con un nivel de aprobación muy baja, con Peña Nieto fue la primera vez que tuvimos esos números en México.

Los datos indican que es inminente una recisión, todavía no vemos efectos en la parte microeconómica. Cuando pase más tiempo y se empiecen a ver un estancamiento económico y se empezarán a ver grandes decepciones.

La esperanza y la expectativa normalmente es negativa cuando no se llega a los resultados que los votantes están esperando. 

La industria de la construcción es la que más empleo genera en este país, si se detiene va a haber grandes problemas económicos y decepción de los votantes.

Es un gran contador de historias, lleva dos décadas poniendo temas en las mesas familiares. Domina muy bien el código popular de comunicación. Símbolos y comunicación perfectos faltan resultados. Tiene una estrategia de comunicación muy efectiva, satura la agenda. Coloca entre 25 y 40 temas por semana.

Cometió un error que marcó en el último tercio de su campaña en el 2006 al definir a los pobres, el mexicano paradójicamente solo se siente pobre cuando no tiene que comer.

AMLO mantendrá las mañaneras durante los 6 años de su gobierno, se exige una fortaleza física extraordinaria, pero como estrategia de comunicación le está funcionando para dominar la agenda.

Al Presidente no lo interesa estar en eventos fuera del país, no le interesa la agenda internacional. Solo le interesa la relación económica con Estados Unidos, en ese sentido nos hemos convertido en su policía migratoria.

Somos un país de migrantes uno de los tres pilares de nuestra economía es las remesas que mandan nuestros paisanos.

Se está generando una masa muy alta de mexicanos que van a estar alzando la mano, son contradicciones que van a empezar a abrir frentes. No hay una contra narrativa, está fracturada la oposición.

No es una casualidad que detrás de cada problema de agenda que no son positivos para esta administración salga un tema que lo tape.