La Figura Paterna en México

La presencia de las figuras materna y paterna es de suma importancia en la vida de niñas, niños y adolescentes (NNA) debido a que los vínculos que se establecen con ambas, en conjunto y por separado, fortalecen sus habilidades emocionales, afectivas y sociales.

Generalmente se tiene clara la relevancia de la presencia de la madre en la vida de NNA pero poco se habla de la importancia y necesidad de la presencia de una figura paterna sana que los acompañe y les brinde las herramientas necesarias para lograr su independencia y el desarrollo de su autonomía entre otras cosas.

Por ello, por primera vez, Guardianes, de la mano de las empresas Lexia Insights Solutions y Netquest, especialistas en estudios de opinión, dedican un estudio a LA PATERNIDAD, para conocer y descubrir cómo son los padres y figuras paternas mexicanas que cuidan y educan a nuestras niñas y niños hoy.

Radiografía de la figura paterna en México.

De acuerdo con el estudio, el 87% de los hombres que desempeñan el rol de figura paterna en México son padres biológicos, experiencia que 7 de cada 10 describe como un hecho que los hace sentir afortunados.

El reporte muestra la complejidad de las relaciones entre padres y niños, niñas y adolescentes (NNA) en tiempos en que las relaciones de pareja se viven con separaciones y divorcios. De ahí se desprende, por ejemplo, que 8 de cada 10 padres vive con los NNA que cuidan y atienden. En los casos en que la convivencia no es diaria, el promedio de reuniones es de 3 veces por semana.

Debido a las dinámicas familiares y laborales, el momento de mayor convivencia con NNA es en fines de semana donde pasan todo el día juntos mientras que entre semana, por el trabajo, en su mayoría se convive menos de medio día con ellos.

La investigación revela datos sobre el rol que asumen los padres. La mayoría (59%) se ocupa más de los temas relacionados con proveer económicamente y de educación escolar (tareas escolares, llevarlos o ir por ellos, ir a juntas y eventos del colegio); mientras que sólo un 44% participa en actividades como hacerles de comer, bañarlos, cambiar pañales o limpiar y ordenar sus cosas.

Este alejamiento de las tareas en el hogar está presente también en el tipo de temas que abordan en la relación. Destaca, de manera muy significativa, que 3 de cada 10 padres NO habla con sus hijas(os) de sexualidad; al tiempo que sigue vigente la idea de que la violencia y los castigos físicos (cachetada, nalgada, golpe, manazo, coscorrón, etc), son necesarios para la educación (44%), bajo la convicción (ocho de cada 10) de que esas prácticas resultan eficaces.

Ejerciendo la paternidad.

Para los encuestados en este estudio, “una figura paterna es una persona que funge como padre y guía de un individuo menor que él, desarrollándose una conexión de confianza, cariño y admiración entre las dos partes”, y su función es “mostrar con el ejemplo, cómo debe ser y portarse un hombre en su entorno. Guiar, sin imponer el punto de vista propio y buscar de ese modo, la manera de facilitar el destino al menor.”

Entre los hallazgos más significativos de este trabajo se confirma la idea de que la figura paterna no tiene que ver necesariamente con la paternidad biológica sino con un rol en la vida de niñas, niños y adolescentes (NNA). De ahí que si bien en el 87% de los casos el rol es desempeñado por los padres biológicos, también es cumplido por la pareja de la madre, tíos, hermanos mayores y algún amigo de la familia.

El estudio confirma que hay una alta valoración del rol de las figuras paternas en la vida de las personas, pues se afirma que su presencia impacta en el desarrollo de la autonomía y seguridad de niños y niñas. De hecho aquellos hombres que no contaron con una figura paterna en su vida (15%) reconocen que les afectó mucho su ausencia, la falta de consejos y apoyo ya que consideran – al igual que los adolescentes encuestados – que la presencia de una figura paterna es importante para el desarrollo de la personalidad y su desenvolvimiento. Para los jóvenes el no contar con una figura paterna se ha traducido en inseguridades y falta de apoyo moral y emocional.

Los hombres buscan (61%) no repetir errores, tratando de ser mejores de lo que su figura paterna fue con ellos, pidiendo consejo a sus padres y amigos, y leyendo e informándose al respecto. Creen que la enseñanza más importante que pueden dar a sus hijas e hijos es ser buenas personas y valerse por si mismos.

Aunque en lo general estan presentes en la vida de NNA en incluso tienen espacios propios, exclusivos padres-hijos(as) de convivencia (80%), las actividades que realizan en estos son en su mayoria recreativas y no formativas o domésticas, lo que contribuye al fortalecimiento del vínculo entre madre e hijos(as) dejando al padre el rol de consentidores del hogar. Esto no siempre es positivo pues disminuye el vínculo de confianza ya que aunque los padres consideran que sus hijos confian plenamente en ellos, saben que en caso de un problema 2% de los NNA evitaría contarles, 10% se acercaría a ellos con miedo y 22% con respeto.

Al preguntarle a los adolescentes ¿a quién le tienes confianza en tu familia? sólo 9% mencionó al padre y en caso de un conflicto sólo 4% respondió que recurriría a él para pedir ayuda.

Estos datos son consistentes si tomamos en cuenta que los padres creen que sus hijas(os) los consideran más estrictos y autoritarios (52%)  y menos empáticos (42%) de lo que ellos quisieran, pese a que ser cariñoso, amoroso y responsable son las principales características que una figura paterna debería tener en opinión de los propios padres (80%).

Los padres mexicanos afirman que el desarrollo piscológico y emocional de sus hijos e hijas es su principal inquietud como figura paterna sin embargo, para ello tendrían que construir una sólida y sana relación padre-hijo(a), opción que es la menos mencionada al preguntarles cuáles son principales preocupaciones como padres, lo que nos deja claro que no son conscientes realmente del impacto emocional que tiene su presencia en la vida de NNA.

¿Cómo mejorar?

Para los hombres la falta de tiempo y el dinero son los principales factores que limitan el mejor desarrollo de su rol como figura paterna aunque algunos se consideran poco capaces (4%) y otros mencionan a la madre y “no me permiten participar más” como obstáculos (15%).

Para mejorar su desempeño como padres, 47% cree que deberían convivir más con NNA, 24% considera que debe cambiar su caracter, algunas actitudes y ser más paciente, mientras que para un 19% es necesario involucrarse más y mejorar la comunicación con sus hijas(os).

A partir de esto creemos, como Guardianes, que debemos ayudar a construir una nueva relacion entre padres/figura paterna y niños, niñas y adolescentes con algunas recomendaciones que salen de este estudio:

  • Involucrarse de manera completa en todas las actividades relacionadas al cuidado y atención de niños, niñas y adolescentes, esto incluye domésticas, de esparcimiento y convivencia.
  • Generar una comunicación efectiva y asertiva a través del diálogo, el juego, la convivencia cotidiana, mostrando apertura para así lograr un equilibrio entre el amor, la diversión y la disciplina.
  • Entender que cualquier actividad o aportación relacionada con el cuidado y atención de niños y niñas es una responsabilidad inherente a la figura paterna y no una ayuda con la que contribuyen.
  • Tener en cuenta que el desempeño del rol de figura paterna es un trabajo de todos los días que siempre puede ser mejor y su principal objetivo debe ser educar personas sanas y felices.
  • Recordar que la violencia NO EDUCA y genera enojo, ira, rencor; daña la autoestima de NNA, impide el diálogo y la reflexión y no resuelve el conflicto.

Te compartimos el estudio completo: