10 tendencias Sociales que favorecen el Narcisismo

POR:

LEXIA Insights & Solutions

Vivimos en una era narcisista donde cada vez más personas se enamoran de su imagen y se aíslan de conexiones emocionales positivas, empáticas y constructivas. Es tóxico para quien lo sufre y para quienes lo rodean porque son usados como medios para alcanzar sus fines.

En la mitología griega, Narciso fue un hombre que se enamoró tanto de su propia imagen que incluso rechazó el amor de la ninfa Eco.

En 1910 Sigmund Freud se valió de este mito para acuñar el término narcisismo que describe primero la autoidentificación y el deseo de la persona sobre sí misma, pero que se torna patológico cuando da paso a un rompimiento con las relaciones externas y solo se preocupa por sí misma.[1]

El Trastorno Narcisista de la Personalidad se establece en el manual de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (DSM-V). Ocurre cuando se depende demasiado de la aprobación de los demás, la falta de empatía y la pobreza de las relaciones íntimas, además de la constante búsqueda de atención.[2]

El narcisismo también se puede entender como la fascinación excesiva que uno siente por sí mismo, que se manifiesta en una consideración de superioridad frente a los demás, una necesidad permanente de atención y unos altos grados de autoconcepto y autoestima.[3]

Gracias a nuestro contacto cotidiano con consumidores, audiencias y ciudadanos en LEXIA hemos identificado las siguientes tendencias que favorecen el aumento de conductas narcisistas en nuestra sociedad.

     I.        En un mundo acelerado “Forma mata Fondo”

“Una imagen vale más que mil palabras”.

Nuestro cerebro está diseñado por la evolución para procesar automáticamente grandes cantidades de información y sugerirnos acciones, primero, para sobrevivir y después, para obtener satisfacción y recompensas.

“Lo que se ve no se juzga”

Nuestro cerebro tiene dos sistemas para procesar información como nos lo enseña el Premio Nobel de Economía, el psicólogo Daniel Kanheman. El Sistema 1 es el que más usamos y es el que reacciona automáticamente a nuestro entorno y se deja guiar por nuestras intuiciones, emociones y percepciones (lo que se ve…). El Sistema 2 es el deliberativo, el racional, implica trabajo y gasto energético – lo usamos menos (… no se juzga).

“Cómo te ven te tratan”

En un mundo acelerado y dinámico es comprensible el gran valor que tiene “la primera impresión” para ir encontrando un lugar favorable en la estructura social.

Estudios internacionales coinciden en que la apariencia es importante para el éxito en la vida, esto lo afirman una abrumadora mayoría de personas cercana al 90% de los encuestados. Las mujeres responden que es “muy importante” en mayor proporción que los hombres.

La imagen física proyectada en redes sociales busca este efecto al multiplicar nuestra presencia en la sociedad.

Un mundo acelerado no se presta para conocernos “a fondo”.

II.      La explosión de las Selfies: El show del Yo

Los Autorretratos siempre han existido, pero estos estaban limitados a los artistas.

En 2013, SELFIE fue la palabra del año para el Diccionario Oxford… en esos años fue la novedad. [4]

Hoy gracias a los smartphones este hábito se ha democratizado: Cada día se toman más de 100 millones de selfies en el mundo.[5]

La principal característica buscada en un smartphone es la calidad de la cámara. Su función principal: ser nuestros espejos, devolvernos nuestra propia imagen.

La paradoja: “Mi imagen es para compartirla”. De cada 10 personas 7 se han tomado una selfie y 8 de cada 10 la han compartido en sus redes sociales.

III.     Selfies: la muerte como “efecto secundario”

El narcisismo puede matar. Esto cada vez ha sido más frecuente derivado tanto de challenges digitales como de la obsesión por conseguir la mejor Selfie.

De acuerdo con el estudio de la Fundación IO, desde el año 2008 la búsqueda de ‘selfies’ extremas ha matado a 379 personas en el mundo. Una de cada tres estaba de viaje. La Fundación asegura que estas fotografías se han convertido en un problema de salud pública y que el proceso es “imparable”.[6]

México ocupa el noveno lugar de muertes derivas por selfies extremas. Desde el año 2008 en México han muerto 10 personas por este tipo de fotografías.[7]

IV.     El Photoshop: Irrealidad contra la “Imperfección”

Todo empezó con el Photoshop, software creado en 1988 con el fin de poder manipular y modificar fotografías. Como toda herramienta digital, en sí misma no es ni bueno ni malo. Este software ha traído fantásticas posibilidades al arte, la ilustración y el diseño gráfico.

“Fotoshopear” ya es un verbo como “Guglear” y lo que ha permitido es crear un mundo irreal que desea ser imitado. Se calcula que el 99% de las imágenes que vemos en la publicidad pasan por algún proceso de manipulación para hacer más atractiva la imagen.[8]

Esta irrealidad y la fobia a la imperfección han saltado de la publicidad a las redes sociales.

Buscar cambiar la imagen de sí mismo es muy agudo en los adolescentes, pero también alcanza a los adultos donde 1 de cada 5 también modifican sus fotos antes de compartirlas.

Photoshop ha permitido a las personas crear expectativas poco realistas sobre la imagen corporal y el estilo de vida. Al “mejorar la realidad”, comienza a difuminar la línea entre lo que es real y lo que no lo es. Con el tiempo, esto hace que las personas comparen sus propias vidas con algo que no existe, lo que puede dañar su autoestima o su salud mental.[9]

Con el Photoshop se pueden crear imágenes idealizadas de uno mismo que sólo tienen un defecto: son irreales.

V.      Narcisismo digital: Filtros de Instagram y Videollamadas

Hoy los estándares imposibles no solo están en la imagen publicitaria de celebridades y modelos, sino en compañeros de clase, de trabajo, amigos y vecinos.

Las personas en narcisismo digital no aceptan su propio cuerpo ni imagen, sino que solo se sienten cómodas utilizando filtros y distorsionando su autoconcepto lo que provoca que prefieran la vida digital al mundo exterior.

Filtros

El gran éxito de Instagram se explica por pasar del photo sharing al photo editing. Hoy se pueden usar miles de filtros y efectos en Instagram. Lo pueden hacer mil millones de usuarios en el mundo.

En un principio los filtros empezaron haciendo distintos juegos de luz hasta ir pasando a otros que modifican el rostro y las facciones (alargan pestañas, piel sin “imperfecciones”, ojos más grandes, adelgazan, etc.) y otros más juguetones o propensos a fantasías de cuento como lo indica la popularidad de filtros como La Sirenita o Blanca Nieves

Los narcisistas no se toman más selfies que el resto de nosotros, aunque sí se toman más selfies con ellos mismos en soledad y le dedican más tiempo a editar la foto que al final subirán a las redes. Los amantes de las selfies se toman decenas de fotos para elegir la que posteriormente subirán a las redes

Diversos estudios han mostrado que los narcisistas son más propensos a publicar selfis y actualizar su foto de perfil con más frecuencia que otros usuarios.

Videollamadas

Esta exposición permanente a nuestra propia imagen se agudiza ahora con las videollamadas durante las cuales todo el tiempo estás viendo tu cara, tus expresiones, tus movimientos, lo cual no pasa en nuestras interacciones en persona.

Se le ha llamado Funhouse Mirror’ Effect a la muy reciente sobre-proyección de la imagen personal en plataformas como Zoom, Meet o Teams.

También se le conoce como “Zoom dysmorphia” y consiste en que las personas creen que su imagen real es la que ven reiteradamente en la pantalla, creando así mucha ansiedad, afectando la autoestima y haciendo que rechacen su propia imagen cuando no está proyectada en pantalla.[10]

 

VI.     Instagram: Baja autoestima, Ansiedad y desórdenes alimenticios

Con las redes sociales, las personas pueden editar ficticiamente sus vidas. Hay evidencia de que esas imágenes están causando angustia a muchos niños y jóvenes.[11]

Para millones de adolescentes, todas esas fotos de rostros impecables, vacaciones maravillosas y cuerpos perfectos potencian las dudas que tienen sobre sí mismos.[12]

La doctora en educación, Donna Wick, fundadora de Mind-to-Mind Parenting, dice que para los adolescentes la combinación de vulnerabilidad, necesidad de validación y el deseo de compararse con sus amigos, forma lo que ella describe como una “tormenta perfecta de baja autoestima”. [13]

Los adolescentes que han creado personajes idealizados en Internet pueden sentirse frustrados y deprimidos por la brecha entre quienes pretenden ser en línea y quiénes son realmente.[14]

Lo grave y triste de todo esto es que Facebook e Instagram tienen información interna sobre esta problemática y no han hecho nada para combatirla. Por eso, este mismo mes de noviembre los estados de California, Florida, Kentucky, Nebraska, New Jersey, Tennessee, Nueva York y Vermont han promovido una investigación para ver si las acusaciones realizadas por la informante Francis Haugen son ciertas: Una muy específica es la de propiciar una explosión de desórdenes alimenticios y de salud mental, especialmente en mujeres jóvenes.

Suicidio juvenil: El síndrome del pato

Investigadores de la Universidad de Stanford acuñaron la frase “síndrome del pato”. El término se refiere a la forma en que un pato parece deslizarse sin esfuerzo a través de un estanque, mientras debajo de la superficie sus pies trabajan frenéticamente, luchando invisiblemente por mantenerse a flote.[15]

Varios estudiantes que se suicidaron habían proyectado una imagen perfecta en las redes sociales: sus publicaciones contenían citas inspiradoras e imágenes con filtros que mostraban a personas atractivas y felices que parecían sobresalir con un mínimo esfuerzo. Pero detrás de la cortina digital estaban luchando con sus emociones.[16]

VII. Body shamming y Uglyfication

Se le llama “Body Shaming” a una forma de bullying que consiste en agredir a las personas criticando su cuerpo, principalmente a mujeres. Se les critica en sus fotos de redes sociales si tienen grasa corporal, bigote, vello en las axilas o si muestran fotos demasiado sugestivas haciéndoles sentir mal.

Una vertiente de esta discriminación por apariencia es el fenómeno de Uglyfication, consistente en objetivar y hacer menos a toda persona que contraste con los cánones de belleza arbitrariamente establecidos en la sociedad.

Según un estudio de la National Eating Disorder Association (NEDA) en 2017, el 94% de las adolescentes en Estados Unidos han padecido Body Shaming.[17]

En nuestros estudios de mercado estamos observando una inquietud en las nuevas generaciones por aceptar sus cuerpos a diferencia de generaciones como los Baby Boomers y los X donde la presión sobre las mujeres era muy difícil de sortear.

Estas reacciones contraculturales buscan dar profundidad al concepto de belleza incorporando dimensiones como el wellness y el equilibrio espiritual. Se observan algunas reacciones que contrarrestan esta tendencia como los movimientos a favor del Be Real.

VIII. El síndrome de Dorian Grey: Ageism y Gerascofobia

No queremos envejecer porque la sociedad no trata bien a sus viejos. Todos somos “viejos en entrenamiento”. Solo Dorian Grey no lo hacía y para ello tuvo que hacer un pacto con el diablo. Y ese es el tipo de pactos que estamos haciendo en la actualidad.

Ageism

Aunque lo neguemos y no nos guste la idea, todos somos gente vieja en proceso de serlo.

Una discriminación que tenemos es el despreciar y descalificar a las personas en la medida que van acumulando años (cuarentona, cincuentón, etc.).

Y donde ven los demás nuestra edad, en nuestra apariencia física. En nuestra cara, en nuestro cuerpo, en la lonja, la cana o las arrugas.

En el mundo anglosajón existe una palabra para describir esta discriminación por edad: Ageism. Nosotros no la tenemos en castellano.

Un caso más que demuestra como nuestra sociedad privilegia la forma sobre el fondo: el gran problema es que no le damos valor a la edad.

Gerascofobia

 Un miedo anormal y persistente a envejecer. Las personas que padecen este miedo experimentan una ansiedad indebida por el envejecimiento, aunque pudieran estar gozando de buena salud, física, económica y de otro tipo. Pueden preocuparse por la pérdida de su apariencia, la pérdida de independencia, la inactividad después de la jubilación, la movilidad reducida, la aparición de enfermedades y el confinamiento en un asilo de ancianos. La preocupación de la sociedad moderna por la belleza juvenil no hace nada para aliviar sus temores.

IX.     Marcas narcisistas vs Marcas empáticas

Para contrarrestar a las marcas que basan su publicidad en el “Me, Me Me” … se están creando posicionamientos de marca que buscan el “We, We, We” Es decir de pasar del “Yo,Yo, Yo y Mío, Mío, Mío” tan fuerte en nuestra sociedad actual a la reacción cultural que busca una respuesta hacia el Nosotros y lo Nuestro.

El ejemplo más notorio y ruidoso ha sido el concepto de We Work que propuso al mundo pasar del “Me” al “We”. Hay muchas tendencias que están contrarrestando la deriva hacia el individualismo y el egoísmo. Cada vez crece más el deseo de comunidad y el activismo social de la Generación Z, muy notorio a nivel mundial con el fenómeno de Greta Thundberg y su generación exigiendo acciones contra el cambio climático en el planeta, nuestra casa común.

Estudios han demostrado que las “marcas narcisistas” aquellas que solo se ven a sí mismas y están enamoradas de su imagen suelen ser menos atractivas que aquellas que si escuchan a las personas y buscan crear vínculos emocionales con ellas.

X.      Los políticos y las encuestas de opinión

Estudios internacionales han demostrado que cada vez más están llegando al poder personas con un perfil narcisista muy claro, caracterizado por sentimientos de superioridad y falta de empatía. Líderes como Donald Trump, Jair Bolsonaro, Narendra Modi, Rodrigo Duterte, Vladimir Putin o Andrés Manuel López Obrador han mostrado claros rasgos de una personalidad narcisista. Y para un Narcisista nada hay más importante que las encuestas de opinión que les sirven como espejo para devolverles su imagen.

En estas encuestas se suele preguntar “¿Qué imagen tiene usted de____? Con lo cual el líder político puede medir como va su imagen, sin embargo, esta variable poco o nada tiene que ver con la evaluación de la acción gubernamental sobre la forma en que se mejora o deteriora la calidad de vida de sus gobernados.

CONSECUENCIAS SOCIALES DEL NARCISISMO

  • Frustración por aspiraciones inalcanzables: Las personas son presa de la alta exposición a publicidad con cuerpos artificiales y estilos de vida inalcanzables.
  • Consumo exacerbado: Para fortalecer la identidad mediante ropa, accesorios, lugares de viaje, y desde luego, gastronomía.
  • Estética mata ética:  La estética vale más y recompensa. Se obtiene todo más fácil siendo bello que siendo una buena persona.
  • Maquiavelismo: El fin justifica los medios. La imagen es el medio para conseguir fines personales, se hace todo lo necesario: desde horas ensayando una pose para la foto hasta someterse a cirugías plásticas de forma compulsiva.
  • Mundo dicotómico: Lo “bello” es bueno y lo “feo” es malo. Así, las personas “bellas” son consideradas más buenas, exitosas y con mayor talento y liderazgo.
  • Aislamiento y soledad: Se exalta el culto a uno mismo como único referente del propio mundo. Mientras más nos alejamos de la convivencia social real más nos metemos en un cajón donde lo único que queda es vernos a nosotros mismos.
  • Violencia: Se normaliza la deshumanización de las personas. Los demás no importan, no son válidos, son de temer, lo otro, lo diferente es extraño y malo, esto exacerba la violencia porque quienes me rodean escalones o enemigos.  
  • Pérdida de comunidad: Preocupados más por la imagen propia que por la realidad exterior, las personas son menos solidarias y empáticas. Se pierde el pulso social y la sensibilidad pro-comunidad.

Revive el programa


[1] Laplanche, J. Diccionario de psicoanálisis, Editorial Labor, Barcelona, pp. 228.229.

[2] Ambardar, S. (2018). What are the DSM-5 diagnostic criteria for narcissistic personality disorder (NPD)? USA: Medscape. Retrieved from https://www.medscape.com/answers/1519417-101764/what-are-the-dsm-5-diagnostic-criteria-for-narcissistic-personality-disorder-npd

[3] Leung, L. (2013). Generational differences in content generation in social media: The roles of the gratifications sought and of narcissism.  Computers in Human Behavior, (29), 997-1006.

[4] BBC News. (2013). “Selfie”, la palabra del año para el Diccionario Oxford. Retrieved from https://www.bbc.com/mundo/ultimas_noticias/2013/11/131118_ultnot_selfie_palabra_ano_oxford_lav

[5] Perasso, V. (2015). La locura de los selfies, en números. BBC News. Retrieved from https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150807_finde_selfies_estadisticas_lb

[6] Fundación IO. (2021). Selfies. Madrid. Retrieved from https://fundacionio.com/selfies/

[7] Fundación IO. (2021). Selfies. Madrid. Retrieved from https://fundacionio.com/selfies/

[8] Brendan Williams Creative. (2021). What Are The Effects Of Photoshop On Society? USA. Retrieved from https://www.bwillcreative.com/what-are-the-effects-of-photoshop-on-society/

[9] Brendan Williams Creative. (2021). What Are The Effects Of Photoshop On Society? USA. Retrieved from https://www.bwillcreative.com/what-are-the-effects-of-photoshop-on-society/

[10] Mosley, T., & McMahon, S. (2021). How The “Funhouse Mirror” Effect Of Zoom Impacts Our Perceived Self-Esteem. WBUR. Retrieved from https://www.wbur.org/hereandnow/2021/09/13/zoom-dysmorphia-self-esteem

[11] Jacobson, R. (2021). Redes sociales y baja autoestima. Child Mind Institute. Retrieved from https://childmind.org/es/articulo/las-redes-sociales-y-la-baja-autoestima/

[12] Jacobson, R. (2021). Redes sociales y baja autoestima. Child Mind Institute. Retrieved from https://childmind.org/es/articulo/las-redes-sociales-y-la-baja-autoestima/

[13] Jacobson, R. (2021). Redes sociales y baja autoestima. Child Mind Institute. Retrieved from https://childmind.org/es/articulo/las-redes-sociales-y-la-baja-autoestima/

[14] Jacobson, R. (2021). Redes sociales y baja autoestima. Child Mind Institute. Retrieved from https://childmind.org/es/articulo/las-redes-sociales-y-la-baja-autoestima/

[15] Jacobson, R. (2021). Redes sociales y baja autoestima. Child Mind Institute. Retrieved from https://childmind.org/es/articulo/las-redes-sociales-y-la-baja-autoestima/

[16] Jacobson, R. (2021). Redes sociales y baja autoestima. Child Mind Institute. Retrieved from https://childmind.org/es/articulo/las-redes-sociales-y-la-baja-autoestima/

[17] WCNC. (2017). Study: 94% of teenage girls have been body shamed. USA. Retrieved from https://www.wcnc.com/article/news/features/study-94-of-teenage-girls-have-been-body-shamed/436143277

Lexia Insights & Solutions

OTROS CONTENIDOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

CIUDAD DE MÉXICO

Adolfo Prieto #605, Piso 1
Col. Del Valle,
Alc. Benito Juárez
Ciudad de México
MÉXICO
C.P.: 03100

Tel.: 52 (55) 9150 5400
e-Mail: lexia@lexia.com.mx

WASHINGTON D.C.

7315 Wisconsin Avenue
Suite 400 West
Bethesda, MD 20814
contact@lexia.com.mx