Argentina

Sacar al PRI de Los Pinos – CAMPAÑA VICENTE FOX

En LEXIA, estamos orgullosos de haber sido partícipes de algunos de los momentos más importantes de la historia del México moderno, como la campaña de Vicente Fox que, al final del siglo XX, significó un nuevo principio en la política nacional al lograr, por primera vez, la alternancia partidista en la presidencia de nuestro país.  

Esperamos que la siguiente nota sea de tu interés. 

Sigamos conversando. 

México: Año 2000

Por primera vez, el cambio se logró ver como posible.

Se terminaba el sexenio de Ernesto Zedillo, quien había sido electo gracias al miedo de un electorado que, aunque ya deseaba un cambio de rumbo, temía la supuesta falta de experiencia para gobernar de cualquier partido que no fuera el PRI.

Vicente Fox Quesada, candidato de la Alianza por el Cambio, que agrupaba al Partido Acción Nacional y al Partido Verde Ecologista de México, se perfilaba como aquel que, después de siete décadas de gobierno ininterrumpido, podría sacar al PRI de Los Pinos.

El candidato, un hombre de provincia, forjado en la iniciativa privada, franco, carismático y natural contrastaba con sus dos principales rivales. 

Por un lado, estaba el priista Francisco Labastida Ochoa, representante de la vieja guardia de su partido, con el cual se garantizaba la continuación de la manera de gobernar imperante hasta entonces. 

Por el otro, el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano quien, en su tercera campaña presidencial, representaba a la Alianza por México, la cual aglutinaba a los distintos partidos de una, todavía muy endeble, izquierda mexicana.

El reto: cambiar la percepción

Aunque los ciudadanos expresaban su descontento por los errores cometidos por el, hasta entonces, partido oficial y su agrado por Fox, lo inexplicable era que, en el momento de cuestionarlos acerca de su intención de voto, se inclinaban abrumadoramente por el PRI.

Tal era la inercia que, a lo largo de siete décadas en el poder, había logrado el Partido Revolucionario Institucional, el cual seguía siendo percibido como invencible, como una realidad inalterable.

Intención del voto por candidato (%)

EncuestadoraFechaFoxLabastidaCárdenasOtros
ReformaNoviembre de 199933.053.010.04.0
El UniversalNoviembre de 199933.846.211.78.3
GEANoviembre de 199938.041.017.04.0
AlduncinNoviembre de 199934.046.012.08.0
Mund OpinionNoviembre de 199939.043.018.00.0
IndemercNoviembre de 199944.039.016.00.0
El UniversalDiciembre de 199937.047.018.00.0
PearsonEnero de 200037.050.012.01.0

Fuente: Wikipedia.

Es ahí donde se integra a la campaña foxista LEXIA Insights & Solutions, con la encomienda no solo de recabar e interpretar información estratégica, sino también la de que dicha información pudiera servir como catalizador de acciones concretas que lograran inclinar la balanza a favor del guanajuatense.

La estrategia: Ir más allá del qué para buscar el por qué

Una de las grandes ventajas que tenía el equipo de campaña de Vicente Fox era su ligereza y capacidad de reacción. 

La maquinaria priista era monolítica y contundente, sí, pero esas cualidades la hacían lenta y tardada a la hora de cambiar de rumbo, había que conciliar los intereses de muchas facciones antes de dar cualquier paso y, si ese enfoque había funcionado por más de 70 años, ¿para qué cambiarlo?

En contraste, el equipo de Fox y el candidato mismo tomaban decisiones rápidas y estaban dispuestos a escuchar, sin perder su esencia ni convertirse en títeres, además de confiar en la metodología propuesta por LEXIA, la cual priorizó el Grupo de Discusión (Open Group®) como herramienta primaria de producción de información por encima del tradicional Focus Group.

Ya se sabía que muchos mexicanos tenían, al principio, la intención de votar por el PRI, aunque lo consideraran corrupto y perjudicial, ahora era necesario descubrir los motivos, creencias y sentimientos que estaban detrás de esa decisión y, una vez conociéndolos, tomar acciones concretas para cambiarlas.

Porque esa, como ya se dijo, fue una de las principales exigencias del candidato y de su equipo: que la información obtenida fuera “accionable”.

Había que producirlos, analizarlos y presentarlos como bases para toma de decisiones rápidas que revirtieran tendencias e inercias ya existentes, además de detectar y solucionar problemas que se fueran presentando sobre la marcha durante la campaña, todo ello en lapsos de tiempo que no pasaran de uno o dos días.

A lo largo de la campaña, se fueron identificando 10 puntos cruciales acerca de la percepción del electorado, los cuales había que modificar para lograr sacar al PRI de Los Pinos, los cuales fueron:

1.- Deseo de cambio vs la inercia y la impotencia– Por un lado, el gran deseo de cambio de la mayoría de los mexicanos; por el otro, la inercia, el escepticismo y un sentimiento generalizado de impotencia ante la supuesta invencibilidad del PRI.

2.- Apoderarse de la bandera del cambio- La investigación (tanto la cualitativa como la cuantitativa) no dejaba lugar a duda las elecciones las ganaría el candidato que representará con mayor veracidad la bandera del cambio. Por lo tanto, era estratégico apoderarse de dicho posicionamiento.

3.- Reducir el tamaño del rival: Vencer al PRI no al ” Sistema”- Era indispensable generalizar la percepción de que Vicente Fox podía ganarle a Francisco Labastida en la elección presidencial por lo que identificamos la necesidad de reducir y acotar el tamaño del rival para hacer creíble su derrota. 

4.- ¿Qué atributos desea la gente en la figura presidencial? – Al propio Vicente Fox le causaba cierta ansiedad el que pudiera ser percibido como una figura positiva pero “no presidencial”. Debido a que su imagen y su propuesta contrataba radicalmente con lo que los mexicanos estaban acostumbrados a ver en los presidentes priistas que habían gobernado el país en las últimas décadas.

5.- Sectores populares: disminuir la ventaja- La investigación confirmó problemas estructurales para alcanzar a un electorado que finalmente favoreció al candidato del PRI, la clave no era ganar en estos segmentos sino perder por poco, nunca antes un candidato del PAN había obtenido tantos votos entre los sectores populares.

6.- La campaña negativa: Convertir la elección en un plebiscito Fox si o Fox no- Desde muy temprano en la campaña identificamos que Labastida no podría levantar, el escepticismo y los agravios acumulados lo impedían estructuralmente. Sin embargo, también identificamos que la imagen de Fox aunque estaba en ascenso continuo podía caer con base en su polémica personalidad. La recomendación global fue evitar el marco de un plebiscito sobre la persona y personalidad de Fox sino un plebiscito a favor o en contra de el cambio. 

7.- Subrayar el valor del voto y dejar de hablar de fraude electoral- Al analizar múltiples procesos electorales a escala estatal y municipal observamos que en términos generales el PRI era más derrotable en aquellos con mayor participación electoral. Esto se explica porque el voto duro (la clientela) del PRI es limitado en números absolutos, por lo que una baja participación aumentaba sus posibilidades de triunfo. 

8- El empate técnico- Durante toda la campaña la Alianza por el Cambio y el PRI promovieron una amplia difusión de las tendencias electorales en los medios, lo cual se conoció como “la guerra de las encuestas”. Cabe señalar que en ningún momento por nuestra parte se falseó información y siempre se reportaron los resultados obtenidos los cuales coincidían en señalar tanto un tendencia de ascendente favorable a Fox en los primeros cuatro meses y un empate técnico hacia la recta final de la contienda. Por cierto, el posicionar el concepto de empate técnico fue de gran valor para generalizar la percepción de que realmente la elección estaba en juego. 

9.- Los indecisos– A unas semanas de la elección, era claro que los votantes indecisos serían los que inclinarían la balanza. Se nos encargó estudiar a este segmento para identificar riesgos y oportunidades. El resultado fue muy alentador, los indecisos estaban claramente a favor del cambio y consideraban que Fox era el candidato que más se acercaba a lo que ellos querían pues, al PRD, se le consideraba un cambio radical y riesgoso.

10.- El valor de encontrar palabras que hicieran un corte en el tiempo- Las palabras YA y HOY desempeñaron un papel significativo en la campaña. La palabra YA se asociaba con el cambio, la alternancia y la necesidad de poner un alto a las carencias (económicas, inseguridad, educación, etc.). También generaba la percepción de que el tiempo para el cambio había llegado. En este mismo sentido se interpretó la palabra HOY, que surgió en un momento desafortunado para el candidato en vivo en televisión abierta. HOY hizo sentido con el YA y confirmó la urgencia del cambio. 

Comprender las implicaciones de estos significados permitió combatir el gradualismo tan favorable a la cuasi eternidad del PRI. Romper con la percepción de que “los cambios no se pueden hacer de la noche a la mañana” y comunicar que era posible un cambio de poder aquí y ahora.

Para conocer los detalles del trabajo de LEXIA en la campaña presidencial de 2000 da clic aquí

2 de julio de 2000: El cambio se logró.

Ese domingo, después de una jornada electoral relativamente pacífica, las tendencias favorecían, por un claro margen, a Vicente Fox y, al caer la noche los mexicanos se preguntaban si habían logrado lo impensable: sacar al PRI de la Presidencia y, si tal era el caso, si su voluntad sería respetada por el dinosaurio tricolor.

Y así fue, a las once de la noche con dos minutos de ese 2 de julio, el presidente Zedillo apareció ante las cámaras para reconocer el triunfo de Fox y, con el rostro grave, procedió a reconocer a todos los mexicanos que habían salido a votar ese día.

“Hoy, hemos podido comprobar que la nuestra es ya una democracia madura, con instituciones sólidas y confiables, y especialmente con una ciudadanía de gran conciencia y responsabilidad cívica.”, dijo en su discurso.

Vicente Fox, quien casualmente ese día celebraba su cumpleaños 58, se convertía así en el primer presidente de la era post-revolucionaria que no venía del PRI y se demostró que sí era posible la alternancia en México.

El resto, es historia, como histórica fue esa jornada y el papel protagónico de LEXIA para lograr que fuera posible, participación de la cual, sin falsas modestias, nos sentimos orgullosos, y que continúa siendo estudiada y emulada aún en la actualidad en ámbitos tanto académicos como políticos.

El cambio se logró en ese entonces, pero México sigue y es momento de ir por más. Como salta a la vista, muchos nos equivocamos en creer que bastaba sacar al PRI de Los Pinos para lograr un mejor país. Hoy entendemos que la lucha democrática es una tarea permanente y en la que no se puede bajar la guardia. 

Argentina

OTROS CASOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

CIUDAD DE MÉXICO

Félix Cuevas #6-602
Col. Tlacoquemécatl del Valle,
Del. Benito Juárez
Ciudad de México
MÉXICO    C.P.: 03200
Tel.: 52 (55) 9150 5400
lexia@lexia.com.mx

WASHINGTON D.C.

7315 Wisconsin Avenue
Suite 400 West
Bethesda, MD 20814
contact@lexia.com.mx

Aviso de privacidad
Aviso de integridad